Ventajas de ser madre divorciada

Debo confesar que cuando mi marido y yo nos separamos, me daba pena hablar de ello ante la sociedad. Ya sabes, siempre es mal visto para nosotras, pero para ellos parece ser una estrellita más para conseguir una insignia de súper hombre. Como dije, al principio, me era un poco complicado hablar de mi situación. Sin embargo, comencé a ir a talleres de empoderamiento, porque mis amigas insistieron mucho. En esas pláticas y talleres, aprendí que ser madre divorciada no tiene nada de malo. No es un fracaso.

Creía que había fracasado

Siendo honesta, cuando me casé, pensé que era la mejor decisión de mi vida. Creía haber encontrado a la persona con la que compartiría hasta mi último aliento. Pero las cosas cambian, la vida da muchas vueltas y a veces nos sorprende de la manera menos esperada. Un día, sin más, mi matrimonio terminó y creí que era el peor fracaso de mi vida. Yo era la que había quedado a cargo de los hijos, porque siempre dicen que es lo mejor para ellos. Sin embargo, nadie piensa en nosotras. Nadie nos toma en cuenta para saber qué es lo que anhelamos o qué sueños nos faltan por cumplir. Incluso, nadie nos pregunta si queremos seguir teniendo toda la responsabilidad nosotras solas. Papá sólo ve a los hijos un fin de semana y toda la semana se olvida de ellos. Las cosas muchas veces no son justas para nosotras. Sin embargo, yo quería que en mi caso fuera diferente. No quería quedarme encerrada en casa toda la vida, viendo cómo mis hijos crecían, mientras yo sólo veía desaparecer mis sueños.

Ventajas de ser madre divorciada

Poco a poco fui comprendiendo que una cosa era lo que había pasado entre mi pareja y yo; y otra completamente diferente, la relación de él con sus hijos. Mientras no dejara de velar por ellos, yo no tenía porque sentir que había fracasado. Sí, duele, pero la vida debe continuar y eso era justo lo que estaba dispuesta a hacer. Ahora sabía que podía alejarme unos días de mis hijos y eso no tiene nada de malo. Más bien, ayuda a darte un respiro y continuar con toda la actitud.

No significa que las puertas del amor se hayan cerrado para ti

En un momento creí que el amor se había acabado para mí, pero no es así. Lo primero que tenía que hacer era amarme a mí misma. Aceptarme con mis virtudes y defectos y mirar la vida con una sonrisa. Poco a poco todo se va acomodando para conseguir lo que uno quiere. Sí, un amor bonito llegó a mi vida y comprobé que podía volver a amar.

Tus hijos se quedan con su papá y tú puedes salir con tus amigas

Durante el matrimonio también se puede hacer, pero no es lo mismo. Muchas veces te están llamando para saber si todavía tardas, que los niños quieren esto o lo otro, etc. Estando divorciada, papá tiene que hacerse cargo de ellos como Dios le dé a entender y no tendrá a súper mamá que llegará al rescate. Es un respiro que sin duda todas necesitamos.

Tienes tiempo para ti

Mientras los hijos están con papá, puedes aprovechar para hacer otras cosas. Ya sea que te metas a ese taller que tanto has querido, ver una peli para adultos, leer, beber. Hay muchas cosas por hacer en esos momentos en que los hijos están con su padre.

Este video te puede gustar