Uno de los principales temas que afecta un matrimonio es el dinero, ¡te digo cómo evitarlo!

Además de la infidelidad, uno de los problemas que más afecta un matrimonio es por cuestiones económicas. Tranquila, no estoy diciendo que eso sea el fin de tu matrimonio. Más bien se trata de tomar ciertas medidas para que las cuentas no te lleguen al cuello. Créeme, una deuda puede crecer en menos tiempo del que imaginas y es un problema del que cuesta mucho trabajo salir. ¡Evítalo a toda costa!

El dinero afecta un matrimonio

Si no aceptas que tu pareja y tú tienen deudas, entonces seguirán acumulando más y más. De hecho, es el paso más complicado de todos, pues a muchas personas les cuesta aceptarlo. Y si eres tú quien lo acepta y tu pareja no lo hace, entonces surgen las discusiones. En serio, ponle en claro el panorama a tu pareja, haz las cuentas, muéstrale los recibos de los gastos retrasados y dile las consecuencias que pueden ocurrir.

Usa la tarjeta sólo en caso de emergencia

Ten mucho cuidado a la hora de usar tu tarjeta de crédito, en serio que las tarjetas son traicioneras. Si ya estás endeudada con tu tarjeta entonces lo mejor es dejarla en casa. Uno de los pasos para resolver los problemas de deudas es que te mentalices de que el crédito no es parte de tus ingresos diarios. En realidad no cuentas con ese dinero físicamente y tarde o temprano lo tendrás que devolver.

Busca ganar dinero extra

Yo sé que tienes un trabajo que te genera ingresos, pero una ayuda extra no está de más. Explota al máximo tus talentos para generar ingresos en tus tiempos libres o en fines de semana. Por ejemplo ¿eres buena en matemáticas? Entonces da clases particulares y si tus hijos pueden recomendarte ¡mucho mejor! Otro ejemplo, si eres muy buena cocinera entonces puedes vender comida casera afuera de tu casa o preparar postres y venderlos. Tu carrera no define tus talentos, todos tenemos algo bueno que podemos usar para tener ingresos extras.

¿Cuánto puedes pagar?

Usa este método para resolver los problemas de deudas que es ingreso, ahorro y gasto. De lo que ganas, calcula las cosas importantes que puedas pagar en este mes pero sin quedarte sin ningún centavo. Después, utiliza lo demás para los gastos básicos, como comprar la comida del supermercado y guarda el resto para la próxima deuda. El objetivo es no volverte a endeudar y así sucesivamente ir pagando cada una por quincena.

Este video te puede gustar