Pasos para ser una buena amante; ¡seduce a quien desees!

Dirían por ahí, hasta para hacer cosas malas hay que saber hacerlas bien. Si no, ¿para qué hacerlas? Por equis razón te has fijado en un hombre prohibido. Quizá, el deseo de iniciar una aventura te atrae y quieres saber qué se siente estar del otro lado. No obstante, para ser una buena amante necesitas trabajar ciertos aspectos. No todo será cuidar tu apariencia y complacer, al contrario, debes pensar en ti solamente. ¿Quieres comenzar esta aventura indecorosa?

Una propuesta indecorosa

¿Quién dio el primer paso, tú o él? Una buena amante debe saber qué es lo que quiere o busca de la aventura. No permitas que él tenga el control de la relación y menos de ti. Establece reglas de lo que puedes permitir y de lo que no, así como de los días que se verán y dónde. Por otra parte, piensa por qué razón accedes a ser la amante: ¿experiencia? ¿deseos? ¿sexo? ¿interés? Con base a esa finalidad, actúa. Regla básica, no te enamores. Está prohibido sentir amor hacia él y crear fantasías de un futuro juntos siendo inmensamente felices. Una aventura no es más que eso. Si no quieres salir lastimada evita romanticismo. Pies en la tierra, mujer.

¿Qué necesidades cubrir?

Al saber qué buscas de una relación del tipo, evita salir a lugares muy concurridos. En la calle actúen como amigos o compañeros, nada de abrazos, besos ni tomarse de las manos. Platica con él y hazle entender que quien tendrá el control serás tú. De tu parte no habrá reclamos y mucho menos peleas, siempre que él cumpla su palabra. Si quieres mantenerlo feliz, entonces evita los celos y comentarios acerca de su pareja. Escúchalo y atiende lo que él necesita, ¡claro! Siempre que tú lo desees. Ser una buena amante es ser inteligente y ver por lo que tú quieres, haciéndolo creer que él tiene el mando.

¿Aceptarías ser la amante?

Este video te puede gustar