Tus gustitos se han convertido en gastos cuando…

A todas nos agrada la idea de darnos gustitos de vez en cuando. Lamentablemente, muchas veces estos gustitos pasan a ser gastos cuando empiezan a mermar nuestra economía sin que nos demos cuenta. En un cerrar de ojos cosas tan pequeñas como un chocolate, un helado, el café de las mañanas y los pequeños antojos del día se convierten en grandes gastos que consumen nuestro salario.

Estamos de acuerdo en que el dinero es para gastar; sin embargo, si excedes tu presupuesto puedes generar gastos que lleguen a convertirse en deudas. Evita estas situaciones con estas medidas preventivas

Café

café

El café que tomas cada mañana en la calle puede parecerte lo más natural del mundo. No obstante, por más barato que sea, nunca se va a comparar a traer un buen café preparado en casa. La razón en simple: en el supermercado comprarás todos los ingredientes en mayor cantidad y por ende te saldrá más barato. Haz la cuenta. Verifica cuantas veces consumes café en la calle, sumando el costo de cada uno y te aseguro que suma una cantidad superior a lo que te costaría traer uno de casa. En todo caso hasta de un buen termo de café.

Cigarros

shutterstock_414931624

Entre los gastos innecesarios tenemos que decir que los cigarros constituyen una gran parte. Este tipo de gasto, como cigarros, dulces o chicles a diario pueden representar hasta el 10% de la totalidad de tu sueldo. Haz cuentas, hay algunos gastos que puedes recortar y que no solo influirán en tu bolsillo, ¡sino en tu salud! Los cigarros, dulces, pasteles y postres que van de más en tu día a día no solo consumen tu dinero, representan un riesgo para tu salud también.

Fiesta

shutterstock_154934858

Irse de fiesta de vez en cuando no esta nada mal. Por supuesto que no es malo salir a divertirse y gastar un poco de dinero extra. Sin embargo, hacerlo cada ocho días puede arruinar poco a poco tu micro economía. En cada salida se hace un gasto de acuerdo al lugar que visitas. Finalmente cada persona tiene en sus manos la decisión de en qué gastar y en qué no. Por otra parte, pon en una balanza lo que está al alcance de tus posibilidades y lo que no lo esta. De esta forma podrás encontrar un mejor equilibrio financiero.

Taxis

shutterstock_403179772

El transporte que usas a diario para ir a trabajar es indispensable. Sabemos que para tener un buen balance de nuestras finanzas es preciso identificar qué costo tiene el traslado diario. Evidentemente este gasto se vuelve extravagante cuando se utiliza un medio de transporte que consume más del 30% de tu salario. Ten cuidado, tomar taxi está bien en emergencia o de vez en cuando. Sin embargo, nunca debemos excedernos ya que perdemos dinero que se puede usar en otra cosa.

Gastos imprevistos

shutterstock_384263845

En nuestra lista también se encuentran los gastos extra o imprevistos. Son esas cosillas pequeñas que compramos fuera de nuestro presupuesto. Comprar algo a crédito es bueno cuando nos mantenemos al día con los pagos. Hay que ser muy conscientes de cuándo es necesario y cuándo no usar una tarjeta de crédito. De lo contrario, pagar una deuda del triple de tu salario a cinco años puede convertirse en una verdadera carga que se va a comer tu sueldo.

Cuando de gastos se trata, debes poner los pies en la tierra. Ver la realidad te puede evitar muchos dolores de cabeza futuros.

Este video te puede gustar