Cómo tratar con el hijo de tu pareja sin morir en el intento

¿Cómo poder asumir la maternidad o paternidad del hijo de la pareja? ¿Puede crearse un lazo con alguien que no es de tu sangre? Existen muchas ideas preconcebidas de lo que es ser una madrastra o un padrastro. Muchas ideas erróneas hacen que nos dé miedo caer en ese papel. Sin embargo, tratar con el hijo de tu pareja puede ser toda una bendición si estás dispuesta a afrontar el reto.

¿Cómo lidiar con el rechazo inicial?

El desafío más grande que enfrenta una madrastra es ganarse la aceptación de los hijos en cuestión. Finalmente, a los ojos de cualquier niño estás tratando de suplantar a su mami. Lo más probable es que el niño te tome como una intrusa que pretende reemplazar su figura materna y por ser el centro de atención de papá. Como adulta, es super importante que te pongas en los zapatos del chiquito y seas comprensiva y empática. Según la edad y madurez del pequeño en cuestión puedes hablar de frente las cosas. Dile que no es tu intención tomar el lugar de nadie.

Regañar o no regañar

Es un punto super delicado e inquietante en el rol de madrastra. Algunos piensan que solo el padre biológico tiene la capacidad de llamarle la atención a su hijo y ponerle límites a su conducta. Esto es completamente falso. Los niños necesitan límites establecidos por diferentes figuras de autoridad. El primer lugar lo ocupan los padres, pero claro que existen otras autoridades que pueden ayudar, como madrastra, abuelos, maestros, familia, etc. Si tu convives día a día con los hijos de tu pareja es buena idea que lo hagas. No obstante, es bueno que acuerdes con el padre esta condición, pues los hijos de tu pareja ya están acostumbrados a un estilo de crianza que podría ser diferente al tuyo.

Finalmente, no olvides que los niños en esta situación pueden estar muy irritables. Intenta se flexible y ganártelos poco a poco. Verás que en poco tiempo comenzarán a confiar en ti.

Este video te puede gustar