Tratar de ser feliz todo el tiempo puede ser más agotador de lo que imaginas

Durante el encierro, todos hemos tenido que reajustar nuestras rutinas. Sin embargo, por muchas cosas que hagamos, llega un punto en el que nos sentimos tristes, depresivos o sin ganas de hacer nada. Al mismo tiempo me he topado con gente que dice que debo ser feliz todo el tiempo sin importar que tan malas sean las cosas. O sea, no digo que sea malo sentir tristeza o angustia de vez en cuando, pero tampoco creo que todo el tiempo puedas ser feliz, ¿o sí?

Felicidad tóxica

He estado leyendo varias cosas sobre las emociones y el cuerpo humano. Sin duda, nuestro estado de ánimo influye mucho en cómo nos sentimos o cómo lo expresa nuestro cuerpo. Obviamente, entre más pensamientos negativos tengamos, las cosas no saldrán bien. Sin embargo, tampoco es posible que todo el tiempo nos sintamos súper felices. A eso se le conoce como felicidad tóxica y consiste en tener un estado optimista todo el tiempo. Eso puede ser perjudicial porque negamos o minimizamos e invalidamos nuestros sentimientos y no los afrontamos, sino que los ocultamos o los negamos.

Deja de pensar que puedes ser feliz todo el tiempo

La gente que todo el tiempo se la pasa diciendo: “sólo piensa positivo”, “todo estará bien”, “pudo ser peor”; está negando las emociones negativas que cualquiera puede experimentar. Eso sólo traerá consecuencias malas a tu vida. La negación, a lo largo del tiempo causa estrés en la mente y en el cuerpo porque no permites que tu organismo depure esas sensaciones. Lo más importante debe ser la aceptación y la validación.

Aceptación y validación

De vez en cuando está bien sentirte triste o mal. El dolor y el sufrimiento son parte de la vida. Analiza la situación para que descubras qué puedes aprender de ello. Es válido sentir miedo, tristeza, angustia o enojo. Lo importante es saber cómo manejar esas emociones de manera que no sean parte de tu día a día.

Este video te puede gustar