Trabajar con hombres es lo más divertido que me ha pasado

Yo siempre me sentía más a gusto cuando estaba rodeada de mujeres. Casi siempre trato de que mi círculo de amigos sea más de mujeres que de hombres. No obstante, todo cambio cuando tuve que trabajar con muchos hombres. Pensé que iba a ser una tortura y que correría de ahí lo más pronto posible, pero me lleve una sorpresa. Pienso que trabajar con hombres es lo más divertido que me ha sucedido. Te cuento cómo es que disfruté tanto estar rodeada de hombres sin sufrir.

Siempre he estado rodeada de mujeres

La verdad es que casi toda mi vida he estado rodeada de mujeres. Siempre he vivido con mi mamá y mis dos hermanas, el único hombre con el que he tenido más contacto es con mi papá. Y de pequeña  fui muy unida a mi abuela materna. Hubo un tiempo en que mis papás decidieron inscribirme a un instituto de solo mujeres. Entonces, cuando mis padres me cambiaron a una escuela mixta, yo sufrí. No sabía lo que era convivir con hombres y no los entendía, para ser sincera hasta la fecha no los entiendo. Tuve que acostumbrarme a ellos y empecé a hacer amistades con niños, aunque siempre traté de juntarme más con las niñas.

Los hombres como amigos

En mis años de adolescencia cambié un poco mis amistades. Nunca deje de tener a las mujeres como amigas, pero los hombres empezaron a hacerse también mis amigos. En la secundaria conocí a un chico que se hizo mi mejor amigo: éramos y seguimos siendo cómplices para todo. En la preparatoria, me juntaba con hombres y siempre me la pasaba riendo. Admito que también comencé a echar un poco más de relajo y a descuidar las calificaciones, pero regresé al camino correcto. Con esto, comprendí que tener amigos hombres es lo mejor que te puede pasar por que nunca te aburres y además aprendes muchas cosas con ellos.

¿Pero en el trabajo?

Está claro que cuando los chicos son tus amigos pueden comportarse diferente a cuando trabajas con ellos. Cuando me dijeron que tenía que trabajar en un área donde la mayoría eran hombre me asusté. No sabía qué esperar. Cinco días a la semana iba a trabajar con siete hombres y solo dos compañeras y yo éramos las mujeres de esa área. Además, en el piso donde trabajaba la mayoría eran hombres. El primer día de trabajo de verdad estaba asustada, pensaba que no iba a encajar en ese lugar. No obstante, me llevé una sorpresa y conforme los días pasaron me sentí a gusto. Mis compañeros de trabajo eran muy amables y todo el tiempo estaban hablando ¡eran peor que diez mujeres juntas! En las horas a su lado reía a más no poder, pues las pasaban haciéndose bromas. También, cuando se trataba de algún consejo ellos me lo daban. En ocasiones me enseñaban cosas nueva, principalmente de deportes que yo ni tenía idea. Las horas que estaba en el trabajo se me hacían más amenas gracias a ellos.

Sin duda volvería a trabajar con hombres

El 90 % del tiempo en ese trabajo lo pasé al lado de hombres. Desde que llegaba hasta que me iba, porque con alguno de ellos llegué a viajar en el transporte público de regreso a mi casa. Sin duda trabajaría otra vez con solo hombres. Te garantizan pasar un rato agradable mientras laboras, tu lugar de trabajo ya no es más un sitio en el que puedes pasar horas aburridas. Si hay hombres en ese empleo, te aseguro que pasarás un buen rato, claro, hay alguno que otro que querrá propasarse, pero la mayoría no lo hará o hasta te defenderá de alguno que otro aprovechado.

¿Tú has trabajo con hombres?


Este video te puede gustar