Todo lo que nos obsesiona cuando nos convertimos en mamás

Cuando nos convertimos en mamás, la vida da un gran cambio. A partir de este momento dejamos de pensar sólo en nosotras y comenzamos a pensar en alguien más. Alguien por quien daríamos la vida y todo lo que fuera necesario con tal de verlo bien. Sin embargo, también hay que reconocer que en cuanto nos convertimos en mamás, hay ciertos temas con los que nos obsesionamos.

Quitarle los mocos a los bebés

Algo que nos resulta bastante incómodo es escuchar que nuestro pequeño retoño habla gangoso. Bueno, eso cuando habla ya. Pero cuando es un bebecito y se escucha que jala y jala el moco, es muy incómodo. Por eso, muchas de nosotras nos la pasamos como cazadoras de mocos y en cuanto escuchamos un moco en nuestro bebé, empezamos una misión para sacar esos mocos. Así que no te preocupes, no eres la única que se ha vuelto loca tratando de sacar los mocos secos de su bebé.

Que traigan la ropa sucia

Estamos conscientes de que los niños pequeños ensucian su ropa la mayor parte del tiempo, pero eso no es pretexto para que los dejemos con todas las manchas del día. Si se le cae la leche encima, es mejor cambiarlos antes de que huelan a vomito. Si se embarran de popó, obviamente debemos quitarles esa ropa. Lo mismo pasa cuando se tiran al piso.

Las toallitas

En cuanto conocemos las toallitas húmedas, las hacemos nuestro mejor amigo. Ya sea para limpiar al bebé o para limpiar otras cosas. Siempre son efectivas y hay que reconocer que las amamos.

Que tus hijos obedezcan a la primera

Cuando nos convertimos en mamás, juramos y perjuramos que nuestros hijos no serán berrinchudos. Incluso aseguramos que ellos obedecerán a la primera y que no habrá necesidad de regaños. Sin embargo, en la realidad ninguna de nosotras se libra de un berrinche o escenita en la calle, créeme.

En decir “yo nunca nunca”

Todas queremos ser las mejores y eso implica no caer en la tentación de darles el celular u otros distractores. Sin embargo, no hay que negar que de vez en cuando recurrimos a estos truquitos con tal de tener un poco de paz. ¿Me lo vas a negar?

Este video te puede gustar