Todo lo que NO debes hacer con tus sex toys

Los sex toys, a diferencia de lo que algunos creen, funcionan perfecto para pasar un rato divertido en la intimidad. Son compañeros que le dan más sabor a cualquier encuentro sexual y pueden ser usados por ellos y por nosotras. Lo más importante para disfrutar de ellos, es saber cuidarlos. Que sean juguetes no significa que puedes dejarlos arrumbados por ahí como si nada pasara. ¡No! Te diré que es necesario tener en consideración, toma nota.

Compartir

Tus sex toys no son como la Barbie que puedes compartir con tus primas o mejores amigas. Tampoco es un peluche que permites que tus vecinos y amigos abracen sin problema alguno. No, los sex toys jamás deben compartirse con nadie, ni siquiera con tu pareja puedes hacerlo. Sí, seguro en tu lógica esa es la idea, pero créeme, muchas personas piensan que si los limpian bien, ¿cuál sería el problema de compartirlos?

Lubricante

Sabemos que el lubricante nos ayuda a que la vagina o el pene se mantengan con la humedad necesaria para que el sexo no sea doloroso. En efecto, el lubricante ayuda mucho, pero con tus sex toys no puedes usar cualquiera nada más porque sí.

Usarlos de modo incorrecto

Si compras un vibrador que estimule el clítoris, solo sirve para eso. Si compras un juguete anal, es para el ano, no intentes meterlo en la vagina. Nunca trates de usar ninguno de tus juguetes para una zona para la que no fueron hechos.

¿Y la limpieza?

Antes de cada uso es necesario que limpies tus sex toys. Tal vez piensas que si no los usas mucho no es necesario limpiarlos. Pues mejor opta por hacerlo, pues considera que los usarás en tu zona íntima y puedes ponerla en riesgo por los contaminantes.

¿Sabes cómo guardarlo?

Luego de que limpies tu juguete, deja que seque por completo antes de guardarlo. Si tienen empaque individual, guarda cada uno de ellos en su empaque. De lo contrario, guárdalos por separado, nunca juntos. Donde estén, evita guardar otra cosa para evitar cualquier contaminación.

Este video te puede gustar