Todo lo que necesitas saber si eres mamá primeriza

Ser mamá primeriza puede ser motivo de miedo… Que digo miedo, ¡pánico! Así que lo primero que tienes que tener claro es que no estás sola. No eres la única que ha experimenta la maternidad y, más importante: nadie nació sabiendo ser mamá. Lo cierto es que hay muchos tips que pueden facilitarte la vida y que muchas mujeres que ya son mamás probablemente pensaron: “¿Por qué no me lo dijeron antes?”. Así que para que no formes parte de ese club, toma nota y aquí te decimos todo lo que necesitas saber si eres mamá primeriza.

Ten comida congelada lista

La primera semana después de haber dado a luz, tu bebé y tú estarán acostumbrándose a la nueva rutina, los nuevos horarios y a su nueva vida. Así que probablemente no tendrás tiempo de muchas cosas, entre ellas, preparar comida. Y no hablo de la suya si no de la tuya. Así que una gran opción, (además de poner a cocinar a tu marido), es que prepares comida con anticipación y la congeles. Así tendrás una buena reserva de comida que puedes ir descongelando conforme la necesites. Te facilitará muchísimo la vida en la primera semana después del parto.

Ten lista la ropa para el bebé

Tal vez esto suene un poco obvio. Incluso, antes de dar a luz recibes mucha ropa para el bebé, sí. Lo que muchas mamás primerizas no toman en cuenta es que los bebés crecen muy rápido. Así que lo mejor es que te prepares con ropita para tu bebé de los 0 a los 6 meses y a partir de ahí, conforme a su crecimiento, se vayan haciendo de más prendas. Y además de los básicos, como camisetas, ropa interior y demás, toma en cuenta una toalla y mantas.

Haz una reserva de artículos de cuidado básico

Mamá preparada, vale por dos. Así que antes de que tu bebé llegue, no te enfoques solo en la ropa o en tener listo su cuarto o la cuna. También es práctico hacer una reserva de productos para su aseo y cuidado básico. Los que debes tomar en cuenta son: shampoo de bebé, toallitas húmedas (las que vienen muy bien selladas para que no se sequen), jabón neutro para bebé, crema para evitar rozaduras, esponja de baño, pañales, loción o crema hidratante. Si acumulas una buena reserva desde antes de su llegada, cuando ya esté contigo sentirás un poco menos los gastos y la presión de correr al súper porque ya se acabó algo.

Este video te puede gustar