Todo lo que mi hija necesita saber acerca de la vida para alcanzar la felicidad

Tener hijos es una gran responsabilidad que no entiendes hasta que te conviertes en madre. O al menos así me pasó a mí, pues entendí el papel que tenía que asumir a partir de ese momento. La carga es aún mayor cuando se trata de una niña. Esto lo digo porque la realidad es que el mundo en el que vivimos está regido por los hombres, y debido a eso pocas veces existe igualdad. Mi hija necesita saber muchas cosas para entender la vida y sacarle el máximo provecho para ser feliz.

Esa es mi labor

Personas que me conocen desde pequeña y ahora también a mi hija, siempre comentan: “Ojalá se parezca más a su mamá que a su papá” o viceversa. Honestamente, no creo que sea la mejor idea parecerse a ninguno de los dos. Lo ideal es que sea ella misma, sin tener la mínima ilusión de ser como su papá o como yo. El hecho de que lleve nuestros apellidos no implica que tenga que ser como nosotros. Al contrario, es única e irreemplazable.

No debo esperar que cumpla mis sueños

Muchas veces como padres, cometemos el error de querer que nuestros hijos hagan todo lo que nosotros no hicimos. Por ejemplo, si no pude ir a clases de ballet por falta de recursos, sería lógico desear que mi hija lo hiciera si tengo los medios para solventar el gasto. La peor equivocación que se puede cometer es esa, querer vivir nuestros sueños frustrados a través de nuestros hijos.

Mi hija necesita saber que no requiere de otro para ser feliz

Es importante que ella sepa que vale mucho y que nadie puede decirle lo contrario. También, a diferencia de lo que dicen los cuentos, no necesita de nadie para sentirse completa. Ella es un ser completo capaz de salir adelante siempre que se lo proponga. Nadie puede cambiar o agregar algo a su “escultura” si ella no lo permite. Mientras sea fuerte y no se permita recibir migajas de nadie, está del otro lado.

Debe buscar siempre su felicidad

Mi hija necesita saber que siempre debe buscar su felicidad. No importa lo que los demás digamos, no tiene por qué conformarse con otras cosas por hacernos felices a otros. Es fundamental que ella se sienta bien con lo que hace. No importa si quiere ser niñera, astronauta o vendedora.

Nada ni nadie la podrá detener si ella no lo permite, y yo siempre estaré ahí para impulsarla a llegar más lejos.

Este video te puede gustar