Todo lo que debes saber de tu cuerpo para disfrutar la masturbación

Por desgracia, hasta el día de hoy hay quienes no han tenido la dicha de disfrutar la masturbación por miedo, por todos los tabúes que hay en torno a ella. La buena noticia es que estás leyendo esto y aquí está la clave para que puedas disfrutar de la masturbación en todo momento. Toma nota.

Beneficios de la masturbación

  • Te relajas
  • Suben tus endorfinas y te sientes más feliz
  • Eres dueña de tu propio placer
  • Te olvidas de los cólicos
  • Duermes mucho mejor

Conoce tu cuerpo

Tu zona íntima tiene varias partes que debes conocer bien para saber en dónde y cómo disfrutas más. Es importante dejar en claro que todo lo que se ve por fuera se llama VULVA, no vagina.

  • Capuchón del clítoris
  • Clítoris (es la zona más sensible)
  • Labios mayores y menores
  • Uretra
  • Abertura vaginal

Dentro de la vulva

  • Uretra
  • Punto G
  • Canal de la zona de gran placer

¿Cómo disfrutar la masturbación?

  • Ejerce un poco de presión en el clítoris.
  • Ve frotando poco a poco para descubrir las zonas en donde sientes más placer.
  • Prueba con abrir y cerrar los labios mayores para ejercer presión en el clítoris y estimularlo.
  • Realiza movimientos circulares con una mano en el clítoris y usa algún dedo de tu otra mano, para introducirlo en tu vagina.

La vagina no es la única zona que da placer

Además de estimular el clítoris para lograr grandes orgasmos, también puedes darle mucha atención a tus senos. Si no lo has intentado, no pierdas el tiempo y hazlo. Los senos tienen terminaciones nerviosas que te brindan más placer del que imaginas. El útero está conectado reflexológicamente a los senos, es por eso que puedes sentir mucho placer en esa zona.

¿Cómo estimular los senos?

  • Pon tus pulgares en la punta de tus pezones y comienza a hacer movimientos circulares hasta llegar a la areola.
  • Puedes dar pequeños pellizcos en los pezones para darle más sabor al momento.
  • También intenta con movimientos sobre los pezones, de arriba hacia abajo.
  • Poco a poco ve abriendo las manos y estruja suavemente tus senos.
  • Prueba con diferentes temperaturas para despertar las terminales nerviosas, además relajarás las glándulas mamarias.

No tengas miedo de las sensaciones que experimentarás. Apóyate de lubricante o de algún juguete sexual.

Este video te puede gustar