Todas en algún momento hemos sido la Charly Peanuts en una relación

No es con el afán de hacerle publicidad a nadie, pero en México fue creada una de las mejores series de todos los tiempos. Tan es así que hasta el día de hoy, cuando escuchamos algo referente a “Soy tu fan” la piel se nos pone chinita. ¿Por qué creo que es una fantástica serie? Porque muestra a nuestra querida Charly Peanuts, una chica que sufre y siente como todas nosotras cuando se trata de los hombres. Lo peor (o mejor dicho) más gracioso, es que incluso la chica con más preparación o inteligencia, siempre caerá ante algún Julián. ¿Apoco no? Además, no sólo nos identificamos con ella por las situaciones amorosas, sino por todo lo que implica ser adulto. Deudas, trabajo, la familia,

Caemos ante el más guapo o el que más bonito nos habla

Al igual que Charly Peanuts, conocí a un chico que en un principio me parecía el más guapo de todos. En ese momento no me importaba nada más. Tontamente creía que eso era lo único que debía preocuparme. Sin embargo, con el paso del tiempo comprendí que las cosas no eran tan perfectas como yo había idealizado en mi cabeza. El problema es que…

Soportamos mucho, porque creemos que así debe ser el amor

Por desgracia, las películas, los libros y muchas canciones siempre hablan acerca de que el amor debe doler. Pareciera que si se siente así, es porque realmente es el correcto. Obviamente, cuando cambia nuestro chip y vemos las cosas de una manera más madura comprendemos que no tenemos por qué soportar a alguien que se ha portado como un completo patán.

A pesar de haber sido un amor tóxico, duele separarnos de él

En mi caso, lo más curioso; es que a pesar de ser consciente de que él no era alguien bueno para mi vida, me dolió muchísimo su partida. No quería que se fuera de mi lado. Obviamente, tuve que ir a terapia y ahí fue donde me di cuenta que era codependiente y por eso estaba con alguien que a pesar de que me causaba daño “me hacía sentir bien” en mi ignorancia.

De repente llega alguien a quien no buscabas

Al igual que Charly Peanuts, cuando pretende poner toda su vida en orden y no busca nada; aparece Nico. Ese chico que sin duda te va robando el corazón poco a poco. Incluso aunque tú no lo quieras, él lo logra (y no precisamente porque sea su propósito), sino porque tiene tan buen corazón, que hace cosas buenas para ti.

Eso sí, siempre es todo lo contrario a lo que buscas

Tal vez ese chico que llegó no era lo que esperaba, físicamente hablando. Era todo lo contrario a todos esos chicos de los que me había enamorado. Sin embargo, también tuvo algo que todos los demás no. Su corazón, un enorme y bueno corazón que sólo hacía cosas lindas para mí.

Y cambia tu mundo por completo

Ya sea con una canción, por llegar sin que lo esperara. Por estar ahí cuando yo creí que no iba a hacerlo. Todos esos pequeños detalles son los que hacen la diferencia. Él te entiende, te apoya, te respeta y no te juzga. Aunque no le guste tu peli favorita, la ve contigo sólo porque eres tú y lo mismo pasa si quieres ir a bailar o cantar. Puede que él no sea fanático de todo eso; pero lo hace sólo porque se trata de ti y esa, sólo esa es la gran diferencia.

¿Tú ya encontraste a tu Julián y tu Nico? ¿O sigues en el proceso?

Este video te puede gustar