Tips para sobrevivir a la universidad

Quien ha vivido la etapa universitaria o se encuentra en ella podrá entender a la perfección la sensación que tuve yo. Recuerdo que antes de salir de la preparatoria todo estaba bien. Sentía que se encontraba en orden. La relación que llevaba con mis amigos y profesores era buena. Además, mis calificaciones estaban en orden y listas para el siguiente paso. Todo, menos yo… Aún no me sentía completamente bien para llegar a la universidad.

Mucha emoción

Recuerdo que cuando fui a hacer el examen en el plantel que deseaba estudiar, me sentí muy contenta cuando estuve ahí. Ver las instalaciones y el hermoso lugar que era hizo que mi deseo de estar ahí fuera cada vez mayor. Pasaron los meses que tenían que pasar y llegó la noticia que tanto había esperado. Cuando leí que había sido aceptada, fui la más feliz sobre la faz de la Tierra. En ese momento me cayó el veinte de que iría a un nuevo lugar y no conocía a nadie. No tenía idea de cuántas personas entrarían a estudiar junto conmigo ni sabía cómo sería el manejo de los grupos.

Un nuevo comienzo

Cuando llegué a la universidad, vi a muchas personas junto conmigo, esperando. Ya tenía asignado mi grupo y salones, ahora era buscarlos e ir conociendo poco a poco. Conviví con muchas personas a lo largo de mi estadía. De esto, puedo rescatar varios puntos que estoy segura te ayudarán a sobrevivir. La experiencia es magnífica, pero no siempre es de color rosa. Así como tiene sus momentos buenos, también habrá momentos en los que las cosas se complican un poco.

Los SÍ y NO de la universidad

  • Háblale a todos. Sin importar si son personas con las que compartes clases o no, es bueno que lo hagas. Puedes ser invitada a muchas fiestas, pero también, si las personas son de grados más altos, pueden ayudarte cuando lo necesites. Además, haces que tu círculo social crezca.
  • Date tiempo de conocer todas las instalaciones. Es importante que conozcas en su totalidad el lugar en el que pasarás al menos cuatro años de tu vida. Conocerlo te ayuda a que sepas en dónde puedes hacer cada cosa. Además, luego descubres sitios en los que te sientes completamente cómoda.
  • Organiza tu tiempo. Creo que es el punto más importante al entrar a la universidad. Te ayudará mucho para que tengas el tiempo suficiente de hacer tus actividades. No sólo las tareas de la universidad, sino de tu vida en general. Si tienes novio, sentirás que el tiempo no es suficiente (cuando no te organizas). Al hacerlo, destinas ciertos minutos para una cosa y para otra.
  • Aprovecha los recursos que te ofrece. Ya sean copias a menor precio o gratis, área de comedor o pláticas de diferentes expertos. Lo que haya en tu universidad aprovéchalo. Son recursos que tenemos, pero pocas veces tomamos en cuenta.
  • No dejes todo para el final. Si algo aprendí, es que debes hacer las tareas en cuanto te las dejan. A mí no me pasó, pero sí tenía compañeros que padecían mucho. Yo me preguntaba por qué les causaba tanta aflicción.  Era porque no hacían la tarea el mismo día, sino que esperaban a que fuera una noche antes para cumplir. Lo malo es que a veces se juntaba más de una tarea y se volvían locos.
  • Evita confiarte de tus compañeros. Ya sea en la primaria, secundaria o universidad, tienes que hacer trabajos en equipo. A veces nos confiamos de lo que cada uno tiene que hacer. El problema es que siempre encontramos a más de uno que nada más está ahí para no hacer nada. Si te confías de que todos hagan su parte, podrías salir decepcionada más de una vez. En caso de que eso suceda, acláralo al maestro para que tome cartas en el asunto. Tu calificación no tiene por qué verse afectada por gente irresponsable.

Este video te puede gustar