Tips para que aprendas a manejar sin morir en el intento

Aprender a manejar es una de las cosa más divertidas que he hecho. Siempre me llamaron la atención los autos y todo lo relacionado con ellos. No obstante, cuando llegaba el momento de manejar me atacaba el pánico. Sentía que en cualquier momento chocaría contra algo o descompondría alguna parte del coche. Además, no conocía a nadie con la suficiente paciencia para enseñarme y tenía poco tiempo para ir a un curso. Esto cambio y ahora me siento cada vez más segura al volante. Sólo tuve que poner en práctica uno sencillos tips…

Busca a alguien paciente para que te enseñe

En primera instancia le pedí a mi papá que me enseñara. No obstante, él tenía poca paciencia y cada vez que me equivocaba me regañaba. En consecuencia, me sentía nerviosa todo el tiempo. Además, la tensión no me dejaba ver con claridad lo que hacía, pues sólo quería bajarme. Lo peor es que en vez de disfrutar las lecciones me sentía abrumada y odiaba el momento de tomar el volante. Curiosamente, mi novio se ofreció a enseñarme, y yo pensé que iba a ser la peor de las ideas. Por mi mente pasaron miles de peleas imaginarias. No obstante, funcionó a la perfección. En algunos momentos se desesperaba un poco, pero jamás se quejó o me habló de forma inadecuada.  Por tanto, me sentía en confianza  e incluso disfrutaba as lecciones.

Busca un lugar espacioso y libre para moverte con libertad

A menudo las lecciones eran en el estacionamiento de mi casa y al principio era un buen lugar. Sin embargo, para aprender de la mejor forma era necesario otro espacio. Siempre había gente que salía o entraba, por tanto, tenía que moverme y esperar. Para no perder tiempo, buscamos un espacio grande y poco poblado. Fue difícil encontrarlo, pero cuando lo hicimos no perdimos ni un segundo. Sólo en ese lugar me sentía cómoda y tampoco me daba pena que alguien viera lo mal que conducía.

Pon atención y recuerda todo

Otra cosa importante fue que no dejé pasar mucho tiempo entre cada lección. Sólo así fue fácil recordar los movimientos que tenía que hacer.  También procuraba estar concentrada en las lecciones. Dejaba el celular en mi casa para evitar distracciones, tampoco prestaba mucha atención a las cosas que sucedían alrededor. Tuve que hacer eso porque mi atención se dispersa fácilmente, si no lo hubiera hecho creo que jamás hubiera aprendido.

 Es importante aprender la función de cada cosa

Otra cosa esencial es aprender cada parte del coche y cómo funciona, cómo repararla y en general cuánto cuesta su mantenimiento. De esa forma cuando tengamos un accidente sabremos qué hacer y nadie nos timará con el precio de las refracciones. Sorprendentemente para mí fue más fácil aprender el nombre de las piezas que manejar en sí. No obstante, cuando el carro de mi papá o de mi novio necesita mantenimiento voy con ellos para ver cómo deben arreglar el carro.

Debes ser paciente contigo misma

Aún me fallan muchas cosas y me dan miedo las subidas, pero me tengo mucha paciencia. En este sentido es muy importante que no te desesperes, es normal que nos dé miedo manejar. Sin embargo, debemos recordar que podemos hacer lo que queramos, sólo es cuestión de concentrarnos y hacerlo. Después de eso, nos sentiremos satisfechas y orgullosas de nosotras.

Este video te puede gustar