Tips para dejar de juzgar a los demás

Los seres humanos somos especialistas en juzgar todo de los demás. Con solo ver a una persona cinco minutos puedes deducir mucho de ella. Déjame contarte que yo suelo ser experta con las primeras impresiones. Tengo una buena intuición pero a veces se me olvida. Desde muy pequeña me enseñaron a no juzgar a los demás, pero a veces se me olvida. No es sencillo de hacer, pero tampoco imposible. Me gustaría compartir estos tips que mi familia me repite cada vez que me ven fuera del camino.

1.- Sé consciente de que nunca verás el cuadro completo

Durante mi preparatoria tuve un compañero que siempre se portaba super grosero conmigo. En algunas ocasiones me hacía maldades muy crueles y yo no hacía más que quejarme, llorar y hasta cierto punto tenerle mucho rencor. Pasaron los años y cuando acabamos la escuela, las maldades disminuyeron a cero. Yo no fui su única víctima en la escuela. Casi en el último año de colegio, un mal día este chico se sentó junto a mí en un laboratorio. Al quitarse el suéter, sin querer noté muchos moretones en su espalda. Claro que nunca hice el intento de preguntarle nada. Ese mismo día, más tarde, al pasar por la oficina de la psicóloga cometí la indiscreción de escuchar su conversación con otra maestra. Al parecer, este chico era golpeado por su papá frecuentemente y eso era lo que provocaba su mal comportamiento en la escuela.

2.- No te tomes las cosas de forma tan personal

Así que evita juzgar a los demás. Como dije antes, es imposible que logres ver a una persona al 100%. Si alguien te hace una mala cara o te contesta mal un día, recuerda que esa persona tiene toda una historia detrás. No eres quién para juzgar cómo se viste o cómo actúa. Las decisiones que tomamos día con día nos hacen evolucionar, o no. De ti depende dejar ir la ofensa que de nada te sirve o engancharte y enojarte por ella. Juzgar a una persona no la define, más bien te define a ti misma.

3.- Si no te gusta algo de alguien no lo repitas

Es muy frecuente juzgar a quien se parece a ti. Normalmente repeles lo que se parece a ti. Así que en vez de juzgar y pregonar lo que no te gusta de esa persona, mejor no repitas su comportamiento. Aprende de lo que hay a tu alrededor, incluso de las cosas malas. No tienes que juzgar, solo ver que va y no con tus valores y hacer algo al respecto.

4.- Mantén en silencio las cosas

No dejes que tu lengua se vuelva veneno, literalmente. Juzgar a los demás y comentarlo no va a hacer que  cambien. Tampoco te volverá mejor persona y mucho menos te ayudará a mejorar. Una vez una de mis más cercanas tías me dijo algo como esto: “Las personas exitosas hablan de ideas, no de otras personas”.

5.- Demuéstrate a ti misma que eres una persona feliz

Antes de voltear a ver a los demás, trabaja en ti misma. ¿Eres una persona feliz, exitosa? ¿Qué es lo que te hace diferente? Si ves las cosas de esta forma y trabajas en ellas todos los días, no te quedará tiempo para juzgar a los demás. Estarás muy ocupada construyendo una mejor versión de ti.

Deja que los demás vivan sus vidas, no te involucres nunca en lo que no te corresponde. Sobre todo, evita dar consejos a boca suelta si no te lo piden. Cada día que juzgas a los demás es un día perdido, pues aún no has comprendido que el verdadero valor de un ser humano consiste en que pueda ver la belleza y perfección en cada ser de este mundo.

Este video te puede gustar