Quantcast

Tips para aprender a ser más paciente

Por  |  0 Comments

Mis amigas siempre me dicen que soy la mujer más paciente que conocen. Lo creas o no, la paciencia es una bendición, sobre todo cuando tienes que lidiar con personas negativas o agresivas. Las experiencias que vas teniendo en la vida te ayudan a fomentar la paciencia. Sin embargo, hay algunas personas a las que les cuesta demasiado trabajo serlo. Explotar no es la respuesta, hay muchas cosas que puedes hacer antes de sucumbir ante la agresividad o la pasividad de las demás personas.

#1: Cómo actuar ante la pasividad de las personas

A las personas poco pacientes les choca que las demás personas no hagan las cosas rápido. Si ellas pudieran, tomarían cada responsabilidad en sus manos. Lamentablemente, no puedes hacer el trabajo de todo el mundo, por lo que tendrás que aceptar que ellos tienen un ritmo diferente al tuyo. Sobre todo, tener en la mente que no lo hacen con el afán de perjudicarte.

#2 Respira profundo

Las veces que pierdes la paciencia normalmente es porque traes mil cosas en la mente. Algo que siempre me ayuda para no explotar con nadie es dejar de pensar en todo a la vez. Vivir en guerra interna es lo peor del mundo, solo cuando la paz gobierne en tu mente serás capaz de encontrar la paciencia con los demás. Recuerda que lo que entra en tu mente es tu responsabilidad.

#3 Sé flexible

Tener una mente cuadrada te llevará a infinitas limitantes. No te dejará renovarte, ni aprender cosas nuevas ni conocer gente nueva. En cambio, ser flexible te permitirá tener una vida más fluida, la habilidad de adaptarte a cualquier medio. Acoplarte a las personas a tu alrededor te dará más paciencia pues siempre estarás abierta a conocer otros puntos de vista.

#4 Resuelve en vez de buscar el problema

Aprender a ver lo bueno sobre lo malo o, en casos más prácticos, a resolver. Esta es la habilidad más importante para lidiar con personas problemáticas, esas que solo buscan recalcarte tus errores en vez de darte una retroalimentación productiva. Aprende a resolver las cosas por ti misma, a buscar soluciones alternativas. Así nunca dependerás de nadie. Además, conservarás la paciencia pues no estarás sujeta a qué alguien te resuelva nada.

El camino hacia la paciencia es duro, no vale la pena caer en provocaciones. Siempre va a haber alguien con ganas de pelear. Está en ti decidir hacerle caso o dejar de que esa persona se trague su propio veneno. Tranquila, la paciencia en realidad no se genera en un solo día, pasará algún tiempo para que crezcas.


Este video te puede gustar