¿Qué tipo de adolescente fuiste?… Yo fui deportista.

Divina adolescencia.
Esta etapa, en que nuestro comportamiento era todo menos normal, fue sin duda de las mejores épocas de nuestra vida.

Como adolescentes, cada una vivió esta etapa de manera diferente y escogiendo diferentes caminos. En la escuela encapsulábamos el drama, la depresión, las hormonas, el primer amor y el primer beso en estereotipos que parecían definir la manera en que recorrimos esta etapa. Todo, sin dejar de hacerle la vida de cuadritos a nuestros padres.
Pero ahora es momento de recordar y reírnos un rato.
Porque no todo era belleza y glamour en aquel entonces, ¡pero cómo nos divertíamos!

La Plástica.

giphy (22)

Eras la chica popular que todas querían ser. Bueno al menos la mayoría, siempre vistiendo a la moda, escuchando lo último que había. Cambiabas de celular y aparatos electrónicos cada vez que podías, arreglarte era tu prioridad y aguas si tu mamá te daba una sugerencia sobre tu…”estilo”.

¿La batalla con tus padres? La altura de tu falda y la profundidad de tu escote.

La Geek.

giphy_gamergirl

Todo lo contrario a una plástica. A ti las clases realmente te interesaban, además de muchas otras cosas que a nadie más parecían importarles como: los videojuegos, cosas científicas, los cómics, quizás hasta el manga y el anime. Normalmente eras la más tímida del salón, las relaciones de amistad eran cuestión de encontrar a alguien con tus mismos gustos. En cuanto encontraste a tu amiga, veían películas de anime toda la tarde, amabas dibujar manga, ir a las convenciones, disfrazarte y probablemente tu cuarto estaba repleto de coleccionables de tu saga favorita, cualquiera que esta fuera.

¿La batalla con tus padres? Te falta socializar.

La chica dark.

giphy_evanescence

La vida era gris y oscura, por lo que tu armario estaba repleto de cosas negras. La música que escuchabas aterraba a tu mamá, que creía que estabas haciendo un pacto satánico en tu cuarto. No todo mundo lo entiende, pero esta música y estilo de vida te ayudaron a explorar emociones muy profundas en tu vida.

¿La batalla con tus padres? Tu música, amigos, apariencia y que tu comunicación se limitaba a:

-¿Qué tal estuvo tu día?
-Bien.
¡PUM! La puerta de tu cuarto cerrada.

La deportista.

giphy_sotp_sports

Para ti ir al GYM o practicar alguno de los deportes después de clases era lo más genial de tu día. En este periodo te volviste adicta a comprar balones, tenis, pants o lo que tu deporte favorito requiriera. Te chocaban los tacones y se te hacía ridículo andar en zancos por todos lados. Aunque sí tenias unos para casos de emergencia. La salud era lo más importante: comer bien, dormir, hacer ejercicio.

¿La batalla con tus padres? Tu “feminidad” y el tiempo que le dedicas a los deportes.

La rocker.

 

giphy_paramore

Tu mundo era la música. Conocías bandas extrañas de todas partes, asistías  a conciertos, te encantaba usar playeras que tuvieran el logo de tu banda favorita y sentías una gran satisfacción al tener en tu playlist una banda que nadie más conocía. Tu cuarto estaba repleto de  los pósters de estas bandas y procurabas tener tus audífonos siempre puestos. Probablemente en algún momento perteneciste a una banda o tocaste algún instrumento.

¿La batalla con tus padres? El volumen de tu música, fuera en tu cuarto o tus audífonos.

La artista.

giphy (25)

Eras la mujer de la introspección, siempre metida en tu mundo de fantasía. Soñando con ser pintora, escritora o actriz. Y que nadie se metiera con tus momentos creativos porque aunque te veías tranquila, el drama era parte de tu día a día. Como buena artista incomprendida por la vida.

¿La batalla con tus padres? Que no tomaran en serio tu arte.

La dramática.

giphy_kimkdrama

La reina del drama. La puerta de tu cuarto, del coche y de tu casa recibieron la furia de tus arrebatos. Eras una mujer híper sensible a la crítica, por más pequeña o constructiva que fuera, explotabas. Cualquiera que se atreviera a ponerse en tu camino podía sufrir la ira del momento. No hacía falta decirle a tus padres que arruinaban tu vida, porque ellos ya se sabían el diálogo completito antes de siquiera que iniciaras.

¿La batalla con tus padres? Pues… TODO.

La desanimada.

giphy (23)

No era que te sintieras cansada todo el día, más bien era que en cuanto llegabas a casa querías hibernar como un oso. Esas actividades que hacían algunas chicas de tu edad como bailar, cantar o hacer ejercicio, para ti eran horas de sueño perdidas. Era un gran placer dormir toda una tarde, comer y volver a dormir.

¿La batalla con tus padres? “¡¿Ya hiciste tu tarea?! ¡No seas floja! ¡Ya levántate!”

El alma de la fiesta.

giphy_selenagomez party

Tu frase favorita era: Ya es viernes. No podías esperar para salir corriendo por la puerta de tu casa, llegar a casa de alguno de tus amigos o incluso desconocidos y empezar a bailar.

¿La batalla con tus padres? Tu hora de llegada. El problema no era que llegaras noche, ¡sino que llegabas en la madrugada!

Este video te puede gustar