Esto es para ti, que odias el contacto físico tanto como yo

El contacto físico no fue creado para todos los seres humanos. Hay quienes lo disfrutan al máximo, pero otros lo odiamos por completo. Mientras menos contacto podamos tener con alguien, seremos más felices, de verdad.

Si odias el contacto físico te identificas con esto

Cuando conoces a una persona, muestras tu forma de ser, a veces con los defectos. También sabes que el contacto se da con un simple roce de mejillas en un beso, un apretón de manos, un abrazo o una mano sobre un hombro. Sin embargo, si no toleras estos saludo, sabes que pasarás por un martirio cada vez que conozcas a alguien. ¿Cómo explicarles que no los odias a ellos, sino que odias que quieran tocarte?

Abrazos largos, ¡no por favor!

Mientras menos abrazos recibas en tu vida, te sentirás más feliz. Lo peor que puede suceder es cuando ocurre algún suceso trágico. Por ejemplo: cuando muere un familiar o está hospitalizado. Sabes que tendrás que ver a muchas personas y muchas de ellas querrán darte un “reconfortante abrazo”. Aunque para ti realmente será lo contrario.

Das saludos generales cuando llegas a algún lugar

Para evitar tener que tocar las mejillas de muchas personas, optas por pararte en la puerta principal y decir un gran ¡HOLA! De esta manera evitarás tener que acercarte a cada persona y darle un beso o cualquier cosa parecida.

Odias despedirte de todos, uno por uno

Del mismo modo que los saludos, odias tener que despedirte de cada persona. Sabes que eso implica contacto físico y tú buscas evitarlo lo más que se pueda. Así que un gran y fuerte ¡ADIÓS! basta.

Evitas el coqueteo

Si no tienes intenciones de que alguien se acerque a ti, evitas por completo el coqueteo. No estás dispuesta a que cualquier mequetrefe se acerque a ti y pretenda ponerte una mano encima.

Nada de roces durante una conversación

Cuando estás con tu grupo de amigos, sabes que estás en peligro latente. No por tus amigos, ellos ya te conocen. Te preocupa que alguien pretenda poner una mano encima de tu hombro o que quiera darte un abrazo.

Deseas no encontrar a nadie conocido en la calle

Cuando sales a la calle, tienes la esperanza de que en tu camino no se cruce nadie conocido. Eso implicaría tener que saludarlo. Sabes que con un “hola” basta, pero parece que los demás no entienden.

Cosquillas = muerte

Las cosquillas son lo peor que pueden hacerte. Tanto significa muerte para ti, porque no toleras que te pongan una mano encima; como para ellos, porque puede que sea lo último que hagan.

Todos piensan que los odias porque evitas que te toquen

Si no te conocen, piensan que les odias porque evitas saludarlos o darles beso. NO es eso, simplemente odias el contacto físico.

Tu pareja cree que no lo amas

Tu pareja se sorprende de que estés con ella, pero como casi no le das cariño, muchas veces llega a pensar que no lo amas. ¡Por Dios!

Este video te puede gustar