Tessy López Goerne, la doctora que se curó a sí misma de cáncer, también cura el pie diabético

Enfrentar un diagnóstico de cáncer es totalmente devastador. Si conoces a alguien que ha pasado por esa experiencia sabes a lo que me refiero. Ahora bien, cuando te diagnostican cáncer siete veces, podrías pensar que el destino está en tu contra… No fue el caso de la doctora Tessy López Goerne, pues siete veces lo ha enfrentado y otras tantas lo ha vencido, porque nunca ha dejado de luchar.

Tessy López trabajaba en la industria petroquímica en 1995 cuando le diagnosticaron cáncer de ovario. Nueve años más tarde le detectaron cáncer de seno y al año siguiente de intestino. Los médicos tuvieron que extirparle un trozo de este órgano y de vesícula para eliminar los tumores. Más tarde, la enfermedad surgió en la tiroides y en la paratiroides. Finalmente alcanzó el hígado.

Se curó a sí misma de cáncer de hígado

En ese entonces, Tessy López Goerne, que se había formado en Física y Química en la UAM, trabajaba en la investigación de partículas diminutas que podrían tener aplicación en la medicina. Ella creía que esas partículas podrían curarla. Por tanto, decidió arriesgarse a probar las partículas en sí misma para salvar su vida.

“Yo estaba convencida de que iban a servir. Por otra parte, la medicina ya no me ofrecía ninguna posibilidad de cura, y mis hijos no tenían edad suficiente para vivir solos. ¡No iba a abandonarlos! Así que tomar la decisión de experimentar las partículas en mí fue muy fácil. Gracias a Dios dieron resultado. Ahora estoy totalmente limpia de cáncer”, refiere.

“¡No soy un vegetal!”, gritaba, sin que la escucharan

Como tú y muchas mujeres hoy en día, además de su carrera profesional, también se ha dado tiempo para ser esposa y madre. Sus dos hijos, Wenceslao y Esteban, y su laboratorio son el motor que la impulsa a seguir adelante. Cuando en 2010 estuvo a punto de morir tras sufrir un paro respiratorio y un infarto cerebral, en lo único que pensaba era en ellos.

Imagínate la desesperación de estar inmovilizada, como atada a la cama, y escuchar al médico asegurar que no hay esperanza de recuperación. Cuando Tessy oyó al médico decir que quedaría como un vegetal empezó a gritar: “Me llamo Tessy María López Goerne. Soy de Guanajuato. ¡No soy un vegetal!”, pero nadie la escuchaba. El infarto que la dejó cuadripléjica había afectado el habla, pero ella no lo sabía.

Soy una latina chingona y me siento orgullosa”   

A su hijo Wences se le ocurrió acercar un abecedario y pedirle que parpadeara para señalar una letra. Así pudo formar dos frases: ¿qué me pasó? y ¿dónde estoy? Luego, su hijo fue con el médico a probarle que su mamá no estaba como un vegetal.

“Después de pasar por eso, efectivamente, me defino como una latina chingona y me siento muy orgullosa de mí”, comenta con una sonrisa. Y motivos no le faltan.

Seguro te ha pasado que en algún momento no has podido mover un brazo y sabes lo frustrante que es y el montón de inconvenientes que implica. Aunque Tessy tenía medio cuerpo inmovilizado, su mente se encontraba en óptimas condiciones. Quería hacer algo para no deprimirse. Cuando pudo mover el dedo anular izquierdo comenzó a teclear en su computadora… Y una tecla a la vez escribió el libro Nanotecnología y nanomedicina: la ciencia del futuro… hoy. A este siguió Nanomedicina catalítica: ciencia y cáncer.

Lucha contra otro monstruo: el cáncer cerebral

Para recuperarse, Tessy López Goerne, doctora en ciencias con especialidad en ciencia de materiales, acude cada día a terapia con la disciplina de una generala. “Estoy paralítica y me cuesta trabajo realizar algunos movimientos, pero puedo mover la parte superior de mi cuerpo. Aunque puedo articular y dar conferencias, en ocasiones tengo lagunas mentales se me olvida alguna palabra, pero estoy en vías de mejorar”, refiere.   

Desde su recámara que es una extensión de su oficina, la doctora gestiona su investigación sobre cáncer cerebral que es su actual enemigo a vencer. Incluso obtuvo ya la aprobación por el comité de bioética para tratar a pacientes desahuciados.

También cura el pie diabético

Como tú y muchas otras mujeres, Tessy tiene el innato impulso de cuidar de sus seres queridos y de quienes la rodean. Ofrecer el fruto de su trabajo es su granito de arena a la sociedad. Por eso, facilita el acceso de las personas de escasos recursos al gel que desarrolló a partir de moléculas diminutas para curar heridas crónicas. El Nanogel ha beneficiado a más de 10000 personas con pie diabético, y ha eliminado la necesidad de amputación en la mayoría de los casos.

“La salud y el acceso a medicamentos de alta calidad es un derecho, no un privilegio”, asegura esta pionera de la nanomedicina que ha sido considerada candidata a obtener el Premio Nobel de Química.

Igual que la mayoría de las mujeres de hoy Tessy López Goerne ha enfrentado obstáculos en su carrera. “Yo creo que todas las mujeres atravesamos obstáculos. Siempre el hombre va a tener más poder desde el punto de vista de que es el que guía al país, es el que tiene los puestos, pero a mí nunca me han interesado los puestos. A lo mejor por eso no lo veo como obstáculo. Siempre he sido como rata de laboratorio”. Científica, investigadora, madre, pionera… La doctora Tessy es una auténtica latina chingona.

Que los obstáculos no te derroten, como la doctora Tessy, asúmete como latina chingona y dale una patada a la adversidad.

Este video te puede gustar