Tener “perrhijos”, decisión que está afectando a la sociedad

Hoy en día están en muchas familias se habla de los “perrhijos”. Las personas muestran emocionadas a sus mascotas, como un miembro más de la familia. El hecho de sentir amor por un animalito no justifica la actitud de algunas personas de darles una vida como si fueran un humano más en casa. De acuerdo al especialista, Moisés Heiblum, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, quienes hacen esto con sus mascotas tienen un comportamiento dañino.

El especialista habla…

El experto, Moisés Heiblum afirma que tratar a los hijos como “perrhijos” es un comportamiento perjudicial. Para reconocer que estás teniendo esta actitud hay señales muy claras: comprarle ropa, publicar fotos humanizadas, llamarle “bebé” o hacerle un perfil en las redes sociales. Son las señales más evidentes de que tienes un perrhijo, además de invertir más de lo “normal” en una mascota. Todo eso puede ser signo de un problema mental.

Prioridades: “perrhijos” o tú

El amor que se puede sentir por un animal es entendible. Sin embargo, antes de meterte en problemas, pregúntate quién necesita más las cosas: él o tú. La respuesta es obvia, pues primero debes enfocarte en tus necesidades, antes de querer llenar a tu mascota de objeto que realmente no necesita. Mal acostumbrar al animal puede hacer que cuando esté solo, sienta ansiedad, pánico o quiera destruir objetos que estén a su paso. Aunque no lo creas, los animales son conscientes de la relación costo-beneficio, pues saben cuándo hacen algo y reciben un beneficio a cambio. Solo debes enfocarte en cubrir sus necesidades básicas: agua, alimento, vacunas y un espacio digno para vivir

De nada sirve que le compres ropa o muchos juguetes si todo el día le dejas solo. Es tu compañero de vida, pero jamás podrá ocupar el lugar de un hijo. Aunque no se niega que pueda llegar a sentir amor por ti y te lo demuestre.

Este video te puede gustar