Tener o no tener hijos: es una elección muy personal que debe ser respetada

Tener hijos es una gran elección que no todos están dispuestos a tener y es importante respetar el punto de vista de cada persona. Hasta el día de hoy sigo encontrándome con personas que critican y juzgan a quienes han decidido no tener hijos. Yo los tengo y no por eso me pongo a criticar o ver de mala manera a quienes no los quieren tener. Más bien he aprendido a aceptar que cada persona tiene sueños y aspiraciones muy diferentes en la vida y no por eso sus sueños o los míos son menos importantes. De hecho, he platicado con algunas personas y me han dado su punto de vista acerca de por qué es mejor no tener hijos (en sus casos).

Evitamos patrones malignos

Unos amigos de mis padres, comentan que en sus familias hay patrones no muy saludables. Imagina ahora combinar a dos familias que en cualquier momento pueden ponerse en riesgo. Es como tener una bomba que en cualquier momento puede explotar en tus manos. Ellos se aman y decidieron compartir sus vidas, pero sabiendo sus antecedentes, optaron por mejor no tener familia para evitar un mal.

Porque no todos tenemos ese sueño

Una amiga mía simplemente me dijo que no quiere tener hijos, porque la maternidad no forma parte de sus sueños. No es porque no le gusten los niños o porque tenga miedo de algo. Simplemente ella quiere vivir su vida a su manera, sin una responsabilidad tan grande. Ella quiere vivir y disfrutar sin hijos y eso también es válido.

No tengo genes maternales

Mi tía me cuenta que ella en un principio sí quería tener hijos, pero cuando nacieron todos los sobrinos (incluida yo), se dio cuenta que no tiene genes maternales. Estaba bien si le encargaban un ratito a los sobrinos, pero podía deshacerse de ellos tan fácilmente cuando empezaban a llorar o cuando ella quería ponerse a hacer otras cosas. Teniendo hijos sabía que no podría deshacerse de ellos así porque sí.

Porque preferimos malcriar a los sobrinos

Esa misma tía me cuenta que al darse cuenta que no tenía genes maternales, optó por malcriar a los sobrinos en la medida de lo posible. Sin duda fue una gran elección para ella y disfruta su vida en soltería, aunque eso sí, dándole todo el amor posible a cada uno de sus sobrinos.

Si pongo en balanza los pros y contras, hay más contras

Tengo una maestra que si tú la ves dando clase, jurarías que es mamá. Sabe tratar tan bien a los niños, que todos apuestan a que ella es una gran mamá. Hay que dejar en claro que el hecho de ser buena con los niños no siempre implica que seamos madres. Ella por ejemplo, me cuenta que en un principio quería tener hijos pero poniendo las cosas en una balanza se dio cuenta que eran más los contras que los pros. Por ejemplo, no podría salir cada fin de semana con sus amigas por una copa de vino. Si los niños se enfermaban, ella tendría que quedarse en casa. Si quería gastar en ropa para ella, tenía que poner de prioridad a sus hijos y no siempre se quiere hacer eso; o al menos no ella.

Porque no encontré a la persona indicada para ello

Una vecina me contó que ella jamás tuvo hijos, no porque no los quisiera; sino porque jamás encontró a la persona indicada para ello. Conoció muchos hombres, pero ninguno le convencía por completo para tener a un pequeño. Tal vez a ti te parezcan argumentos muy tontos, pero como dije al principio, lo que piense cada quien es respetable y no porque no piensen lo mismo que tú, les vas a juzgar o decir que ellos están equivocados.

Este video te puede gustar