Técnicas para economizar a las que todas hemos recurrido en algún momento

Hace poco me vi en aprietos, pues mi quincena se desvaneció tan rápido que ni siquiera pude darme uno que otro antojito. Sí, ya sé que también entre tanto antojito y cositas que llego a comprar “sólo porque se ven bonitas”, aunque no las use se me va el dinero. Lo malo es que nunca me había pasado esto y por ende, no sabía qué hacer. Así que tuve que recurrir a mis amigos y familia para que me dieran las mejores técnicas para economizar. En un principio me parecieron muy extrañas, pero ¡vaya que sirvieron!

Cómo aplicar las técnicas para economizar

En ese momento, no imaginé que además de ver que mi quincena no duraba lo suficiente, muchas de las cosas que usaba en casa, se habían extinguido. Al darme cuenta de ello, tuve que dejar mi lista del super en espera hasta que llegara la siguiente quincena.

Echarle agua al champú

Bueno, debo reconocer que este tip lo he aplicado desde siempre. No me gusta desperdiciar y para que los envases queden vacíos, siempre opto por ponerles agua para que se limpie hasta el último rastro del producto. En esta ocasión no fue la excepción, pues necesitaba bañarme para ir al trabajo y me había quedado sin champú. Lo bueno fue que con el chorro de agua en la botella fue suficiente para que mi cabello quedara limpio.

Dormir temprano para no cenar

En los últimos días, en los que esperaba que llegara la nueva y bendita quincena, opté por irme a dormir temprano para engañar a mi estómago. Si permanecía más tiempo despierta, mis tripas comenzaban a chillar y no había nada que pudiera darle. Cuando le conté a mis amigos, se ríeron por lo que estaba diciendo y me dijeron que cuando eso pasara, las puertas de sus casas estaban abiertas para mí.

Visitar a alguien para que te invite a comer

Una vez que tuve el permiso de mis amigos para ir a sus casas, no dudé en recurrir a él. Era casi una semana la que pasaría así y mi pancita no podía vivir chillando. Ellos, al igual que mi familia fueron muy amables conmigo y me dieron lo necesario para que pudiera pasarla bien esos últimos días.

Pedir itacate para sobrevivir una semana más

De hecho me dijeron que podía llevar de la comida que habían hecho para que tuviera qué comer en el trabajo y qué cenar por la noche. O si prefería, podía tomar de los ingredientes que tenían y preparar lo que deseara para comer. ¡Gracias!

Cortar los tubos de pasta, crema, etc., para aprovechar al máximo

Al igual que con el champú, también me pasó con la pasta dental. Se terminó y ya no sabía qué hacer. Si algo no tolero es salir de casa sin lavarme los dientes. Está bien que mis amigos me hayan dado la confianza de ir a comer a sus casa, pero siento que eso ya era mucho. Por eso tuve que optar por cortar los tubos de la pasta y así poder lavar mis dientes la última semana antes de la quincena.

Aceptar todas las muestras de comida en el super

Nunca llegué a esto, pero un amigo me dijo que cuando él pasó por algo similar, optó por ir al supermercado. Aceptaba todas las muestras de comida que le ofrecían y así ya no tenía tanta hambre. Cuando me platicó eso me sorprendí, jamás lo había sabido. Le pedí que para la próxima mejor me contara y si podía ayudarlo lo haría, así como ellos lo estaban haciendo conmigo.

Guardar las envolturas de cumpleaños

En los casos más extremos, también se pueden guardar las envolturas de regalo que aún sirvan y así las puedes volver a usar en otra ocasión.

Este video te puede gustar