Cómo superar esos momentos de desesperación que todas hemos tenido

A veces parece que la vida conspira contra ti en todo sentido. Enojo, tristeza, nervios, rupturas… Existen un sinfín de situaciones que pueden poner a prueba tu temple y hacerte pasar una mala racha. Sin embargo, esto no es excusa para tirarte al drama y ver la vida negativamente. Aprende a superar estos momentos de desesperación. Todas los hemos vivido y sabemos que estos son algunos consejos que funcionan

Respira profundamente

Cada vez que parezca que la vida te da un golpe, respira profundamente, cierra los ojos y suelta de tu mente aquello que te perturba. Si persiste, vuélvelo a hacer cuantas veces quieras. Relájate y deja de pensar. Tener en la mente un problema persistente solo hará que te encuentres de muy mal humor. Sácalos poco a poco; tus problemas emocionales son momentáneos. La vida nunca es tan tajante; ni en blanco y negro, sino de una gama de grises. Recuerda que después de la tormenta el cielo siempre se despeja.

Celebra tus errores

Es difícil celebrar lo errores o las pérdidas cuando son recientes o están muy presentes, pero de verdad intenta ver el vaso medio lleno. Finalmente los errores siempre te conducen a donde debes estar. Todo pasa por algo, los errores son para aprender. Cuando sientas que la situación te rebasa, busca tu fuerza interior y repítete que esa experiencia te va a hacer crecer y vas a aprender de la tormenta. Recuerda que solo las mujeres inteligentes ven lo bueno sobre lo malo.

El pasado eso es: pasado

Piénsalo de esta forma: el pasado ya quedo atrás. Ese momento que repites y repites en tu mente se ha vuelto polvo. De hecho, solamente eres tú la que decide cuántas veces lo va a revivir. Deja el pasado precisamente ahí: atrás. Todo lo malo que te pasó hoy, mañana o en unas horas se convertirá en historia. Deja el pasado en paz, suéltalo y déjalo ir. No te atormentes por tus errores, que solo tú les das vuelta una y otra vez. La mayoría de la gente que te rodea tiene flaca memoria y a otros ni les interesa, así que supéralo.

Finalmente, sonríe y trata de mantenerte estable. El pasado ya ha quedado atrás y hoy tienes la oportunidad de tomar en tus manos la felicidad que mereces. Estos momentos de desesperación no tienen que definir el resto de tu día, ni de tu semana, ni de tu año ni de tu vida…

Este video te puede gustar