Súper poderes que sólo tiene mamá

Debo confesar que cuando me convertí en mamá, descubrí que tengo súper poderes. Bueno, en realidad no es algo de lo que sólo yo sea capaz. Todas las que somos madres, estamos en la misma sintonía. Nadie dijo que ser mamá fuera cosa sencilla. Siempre hay retos que nos hacen dar el máximo, pero vale la pena cuando vemos a los hijos felices y creciendo. 

Ser mamá es darlo todo por los hijos

Yo no sabía de todo lo que era capaz, pero lo he ido descubriendo con mis hijos día con día. Por ejemplo, algunas noches me he encargado de alejar a esos monstruos dentro del armario o bajo la cama. Los niños saben que la sola presencia de mamá es más que suficiente para ahuyentar a esos monstruos. 

También, soy experta en curar heridas de la piel y del corazón. Si son heridas de la piel, un beso o un poco de mertiolate es suficiente para calmar esos raspones. Cuando son dolores del corazón, los abrazos son poderosos. Se trata de darles lo necesario para que puedan continuar sin temor alguno.

Mamá lo sabe todo

En realidad eso no es algo que diga yo, pero mis hijos así lo creen. Si tienen alguna duda sobre por qué una cosa se llama de cierta manera, me preguntan a mí. A veces eso resulta un poco complicado, porque ellos creen que yo tengo infinidad de información y en realidad no es así. Lo bonito es saber que tus hijos creen en ti ciegamente y lo menos que puedes hacer es no defraudar su confianza. 

Sentidos super agudos

Entre los súper poderes de mamá, está el encontrar todo cuando los hijos no lo hacen. Mamá sabe descifrar una mirada, entiende lo que quieren decir los hijos desde que son bebés. Créeme, nadie más lo hace. Todos recurren a mamá para preguntarle qué dijo. Mamá sabe cuando algo le pasa a los hijos, o cuando el hijo dijo algo en medio de tantos niños en una fiesta.

Este video te puede gustar