Soy feminista pero nunca vuelvo a invitar a salir a un hombre

Mi feminismo es fundamental para mi identidad. Es algo que vengo trabajando desde ya hace algunos años. Soy una mujer asertiva por naturaleza, si hay lago que quiero de forma personal o profesionalmente haré todo lo que tengo en las manos para conseguirlo. De hecho la sociedad considera mi comportamiento poco femenino.

Dicho esto mi vida amorosa como feminista y mujer heterosexual es complicada. El día de hoy he decidido dejar de lado mi proactividad y dejar que los hombres hagan el trabajo pesado para variar.

Permítanme primero explicar lo que no quiero decir con esto

No quiero decir que haya dejado de exponerme a las fiestas, a las aplicaciones, etc. Si veo a alguien que parece interesante, me presento y entablo una conversación con él porque ¿por qué no?

Necesito dejar de perseguir a los hombres en las primeras etapas de una relación. Ya no demuestro mi interés de forma tan asertiva, claro, el hombre tiene que tomar el paso para invitarme a salir y planificar lo que haremos.

Yo sé a primera vista esta es una elección poco feminista, pero créeme he llegado a ella después de un montón de prueba y error. He decidido que dejar que un hombre me corteje no me va a hacer menos feminista.

En este momento ya he tenido la experiencia de buscar aventuras de una noche y debo confesar que me he cansado de ello. Muchas de las citas que he tenido, las he conseguido y por más disfrute que logre con ellas. Ahora no me son suficientes.

Me desmaye teniendo sexo en la primera cita por no ir al dentista… real

¿Por qué esperar a que alguien me invite a salir? Razoné. Si quiero pasar tiempo con él, debería hacerlo realidad.

En la práctica y si yo fuese un caballero estoy segura de que funcionaría. En mi experiencia o el chico del otro lado de la mesa resultó ser inseguro y, por lo tanto, completamente intimidado por mi confianza, o profundamente inmaduro y, por lo tanto, definitivamente incapaz de brindarme el tipo de relación que quiero.

La verdad es que he encontrado a través de los años a varios chicos con buenas características, los perseguí sin descanso. Sin embargo al final todos ellos, por mucha química que tuvieran conmigo terminaban ignorándome. El porque fue distinto en cada caso: no estaban listos, demasiado lastimados, inseguros, etc…

No es que este cazando hombres, por supuesto que no es el caso. He buscado un hombre capaz de entablar una relación sana. Antes lo intentaba sin tener un título de por medio, porque pensaba que eso em dejaría la puerta abierta. Para conocer y disfrutar de ese chico, asegurarme de que me gustaba o no. Sin embargo mientras a mis ojos esto era conveniente para tener una conexión más libre, para ellos siempre fue el paso para tener sexo sin etiquetas.

Cómo enamorar perdidamente a un hombre Sagitario

Después de haber estado en una relación psicológicamente abusiva, espero que los demás también sean dueños de su equipaje, responsables emocionalmente. Vaya por lo menos un poco más empáticos.

Me harte de las llamadas sin contestar, los planes cancelados de último minuto. De los episodios inexplicables de silencio y también de la sugerencia de que algo andaba mal conmigo para empezar.

El proyecto social de hacer añicos los roles sociales de género tradicionales fue y sigue siendo un esfuerzo valioso. Pero ¿Con qué lo estamos reemplazando ? Tinder, Bumble, Okcupid. La oportunidad de poner en bandeja de plata a mujeres sin mucha educación emocional o con baja autoestima ante cientos de lobos potenciales. Es regresar a la mercantilización a gran escala de las parejas sexuales.

Si eso es lo que quieres, genial, y lo digo sinceramente. Es valido tontear al buscar pareja. Es necesario que exista el espacio para que las mujeres tengan citas y tengan citas casuales. El disfrute es necesario tal cual lo han tenido los hombres.

Sin embargo me niego rotundamente a buscar una relación romántica comprometida cuando alguien me ofrece a medias todo, eso me resulta un insulto. Si bien todavía no encuentro a hombres suficientemente maduros como para tomar la iniciativa, me estoy ahorrando muchos disgustos al seguir jugando el juego dentro de un campo que por naturaleza se inclina a que los hombres luchen por lo que quieren. Me rehúso a seguirles dando fácil acceso a mi persona, cuando no son capaces de dar ni el mínimo esfuerzo de si mismos para tener una relación amable, cortes y proactiva. Yo no soy del montón.

Entre estar con un idiota y estar sola, siempre es mejor estar sola. Y si eso no es feminismo en acción, no sé qué es.

Este video te puede gustar