Situaciones divertidas que a todas nos pasan durante el invierno

Hay cosas que amamos y odiamos del invierno y simplemente no podemos evitarlo. Son muchas las situaciones que nos suceden día a día y aunque no lo habías notado, algunas son divertidas y más porque no eres la única persona que lo vive. En fin, si te quieres reír un rato y sentirte identificada, has llegado al lugar indicado.

Tus manos se sienten tiesas al escribir

Escribir en tu laptop o tocar tu celular es una pesadilla para tus manos: ¡se sienten heladas! Apenas las puedes mover de lo frío que está el ambiente. En fin, nada que unos buenos guantes no puedan solucionar, aunque admítelo también son molestos.

Piensas más de una vez si vale la pena bañarse o no

Estás tan calientita debajo de las miles de sábanas y en la comodidad de tu cama, que comienzas a preguntarte si bañarse vale la pena. Sí, es la época del año en que menos gente se baña y aunque tengas agua caliente, la sensación de piel de gallina al salir de la regadera nadie nos las quita. Tienes que ser valiente para bañarte al menos dos veces a la semana.

La taza del baño es una pesadilla, esta increíblemente fría

Y cuánto va que estás como águila cuando vas al baño. No puedes ni sentarte bien en la taza. De hecho, es como ir a un baño publico pero en tu casa. Incluso bajarte los pantalones se siente horrible, el frío envuelve tu piel en segundos.

Si dejas a un lado tu bebida caliente, a los cinco minutos se enfría

Te lo tienes que tomar en cuestión de segundos porque si no, se enfría. Con excepción de cuando tienes calentador en tu casa y la temperatura es estable.

Salir de la cama cada mañana es una tarea imposible

Sobre todo si no estás de vacaciones y todas las mañanas tienes que ir a la escuela o al trabajo. Sin duda alguna, una de las peores situaciones de esta época creo yo. Además, esta comprobadísimo que la temperatura baja mucho más durante la madrugada y la mañana, que el resto del día.

Nunca habías amado tanto tus calcetas peludas

Son tus mejores aliadas en esta época de frío, simplemente no puedes dejar de amarlas. Lo malo es que en ocasiones son muy gruesas para tus zapatos y apenas entran tus pies en ellos.

Este video te puede gustar