Síndrome del emperador en niños: aprende a identificarlo

Los cambios sociocuturales en las últimas décadas han creado un terreno inestable para los niños. En algunos casos el conjunto de actitudes y conductas que más nos preocupa como mamás, es que el niño se vuelve el amo indiscutible de la familia. El síndrome del emperador en niños es una situación cada vez más frecuente. Consiste en que el niño se vuelve un pequeño tirano que obliga al resto de la familia a cumplir todos sus caprichos.

¿Qué es el síndrome del emperador?

Los psicólogos educativos le pusieron este nombre a la conducta delos niños que dictan las reglas. Son los niños que escogen la comida en casa, a dónde irán de paseo el fin de semana, el programa de televisión e incluso la hora de ir a dormir. Puede empezar a presentarse a los ocho años de edad. Los niños con este síndrome retan a cualquier autoridad y hacen cualquier cosa para conseguir sus propósitos. Gritan y amenazan, física y psicológicamente, a sus padres. Es decir que su inteligencia emocional, comenzando por la empatía está en un nivel madurativo. No son capaces de ponerse en los zapatos del otro.

Datos interesantes sobre este síndrome

  • El síndrome del emperador es mucho más común en niños que en niñas.
  • Los niños que presentan este síndrome antes de los 10 años son más propensos a sufrir de un trastorno en la adolescencia y edad adulta.
  • 68% de los niños con este síndrome exhibirá una lucha de por vida para controlar sus impulsos.
  • Hasta el 16% de los adolescentes lo tienen
  • Estos niños son propensos a presentar ansiedad y depresión en su edad adulta.

¿Cómo se comportan estos niños?

  • Son niños que tienen muy mal carácter.
  • Tienen comportamientos desafiantes, agresivos y tienen un gran afán de venganza. 
  • Te reta todo el tiempo, buscando el límite para sobrepasarlo. Alega cualquier cosa, ignora las órdenes que se le dan.
  • Hay muestras de hostilidad hacia sus compañeritos, hermanos y maestros. Culpa a los demás de lo que hacen mal.

Para saber si un niño padece el síndrome hay que conocer ciertas características. Para empezar, hay una gran diferencia entre un niño malcriado y un niño emperador. El niño malcriado solo presentará este comportamiento en casa. En la escuela podrá ser un niño muy bien portado, incluso tímido. Sin embargo, hay que consultar a un psicólogo especialista para determinar una buena solución. Finalmente, si el niño está malcriado es por que no ha tenido límites.

¿Por qué lo  hacen?

Son niños con muy baja autoestima. No se le ha enseñado a tener tolerancia ante la frustración. Se sienten muy expuestos, por tal motivo son muy poco empáticos. El diagnóstico se hace a través de entrevistas a familiares, maestros y observando al chico. El tratamiento que recibirá tu hijo si es diagnosticado con esta alteración de conducta variará según la gravedad. Además, cada caso es único, pues muchas veces el origen no está perfectamente claro.

Este video te puede gustar