Sin darme cuenta la gente negativa afectó mi vida

Me considero una persona alegre y positiva. Claro que siempre hay altibajos, pero en general intento rodearme de gente que vibra alto y ve la vida como yo. Disfruto mucho de buenas conversaciones y creo que todos tenemos algo que aprender de los demás y viceversa. No obstante, hace unos meses me di cuenta de que no traía la misma actitud de siempre, estaba de malas todo el tiempo y dejé de ser amable con la gente. ¿Por qué si yo nunca había sido así? Sin darme cuenta, la gente negativa afectó mi vida. Te cuento cómo pasó.

Círculos negativos

Tengo varios círculos de amigos: los de toda la vida, los del trabajo y los que que la vida ha puesto en mi camino por una u otra razón. En este etapa que te platico, pasaba mucho tiempo con los amigos de la escuela de toda la vida. Son amigos a los que les tengo mucho cariño, nos conocemos desde pequeños. Sin embargo, conforme vas creciendo, cada uno va tomando caminos y perspectivas diferentes. Sin darme cuenta estaba metida en un círculo en el que sólo había cosas negativas. Muchos conflictos, críticas todo el tiempo y en general, energía negativa. Por ejemplo, algunos de ellos estaban sin trabajo durante mucho tiempo y sólo se quejaban de todo en vez de actuar.

Decidí poner un alto

Pasaba mucho tiempo con ellos y siempre supe que no me gustaban esas energías. Al final, eran mis amigos de siempre ¿cómo me iba a alejar si los quería tanto? Y sigo queriéndolos mucho, pero ahora entiendo que no porque quieras a alguien o respetes el tiempo que tienen de conocerse, es tu deber mantenerlos cerca. Me di cuenta de que algo andaba mal cuando empecé a quejarme muchomi energía estaba baja y no hacía amigos nuevos porque, sin darme cuenta, estaba poniendo barreras. En consecuencia, empecé a atraer más gente negativa. Hasta que un día me fui a trabajar a otra ciudad durante el verano y cuando puse distancia, me di cuenta de que ese círculo social ya no me aportaba nada, ni yo a ellos. Me cargué de energía positiva y cuando regresé, decidí no verlos más.

Personas que restan

 Me puse a investigar al respecto y encontré que hay un tipo de personas denominadas “personas que restan”. Al mantener este tipo de relaciones terminas sintiéndote desgastado. Las personas emitimos energía positiva o negativa y eso se lo transmitimos a los que nos rodean. Por lo tanto, si te estás rodeando de personas negativas, te van a pasar esa clase de energía que lo único que hace es drenarte y al final te sientas sin fuerzas. Tal cómo me pasó a mí. Son relaciones conflictivas. Alguien que te aleja de tus metas, que te quiere hundir con ella.

Filosofia de vida

La verdad es que no fue un proceso fácil, tenía miedo de cortar lazos. Ahora entiendo que no todas las personas que llegan a nuestra vida, lo hacen para quedarse. Y esto no es porque sean personas que restan, sino que simplemente llegan por una razón, para luego seguir su camino. El problema de la gente negativa es que terminan arrastrándote con ellas. Así que rodéate de personas que sumen a tu vida y tú también suma a la de ellas, porque esas son las relaciones que van a tener un significado importante. Aquí venimos a vibrar alto. Y lo más importante, recuerda que siempre estás tú primero.

Este video te puede gustar