Siempre nos criticamos entre mujeres, pero pocas veces aceptamos que los culpables son ellos

Cuando tenemos un novio y sentimos la amenaza de esa “famosa amiguita”, casi siempre ella es tachada de zorra, loca y atrevida. Es posible que sea algo descarada por tratar de meterse con un hombre que mantiene una relación. Sin embargo, pocas veces aceptamos que esa mujer está ahí porque nuestro novio, esposo o ligue ha sido quien le dio entrada para hacerlo. Así es, nosotras siempre tendemos a criticar a las otras mujeres, pero pocas hablamos de lo que ellos hacen para que ellas lleguen a ese punto.

¿Realmente sentimos empatía por las otras?

Hace poco hablaba con un amigo sobre cómo es la relación de amistad entre ellos. Parece que las cosas funcionan mejor, pues ellos tienen un código de ética y lealtad que, sin importar lo que pase, jamás lo rompen. Así se peleen por una chica, o por cualquier cosa, nunca traicionan su pacto. En cambio nosotras, una vez que nos sentimos traicionadas, no dudamos en arremeter contra esa “amiga” y sacamos a relucir cosas que nos dijo en confidencia. Triste pero cierto, parece que nosotras en lugar de vernos como iguales, nos sentimos enemigas y buscamos siempre sobresalir más.

Siempre mejor que tú

El hecho de que diga que las mujeres somos así no significa que sea siempre. Algunas, con experiencias poco gratas, hemos aprendido a ver las cosas de otra manera. Ahora sabemos que no tiene nada de bueno culpar o dañar a otras cuando los culpables son ellos. Sí, pocas veces aceptamos ver las cosas como son, pero al hacerlo, liberamos a esas mujeres de una culpa que no ls corresponde totalmente.

Ellos son quienes les dan luz verde

Es momento de dejar en claro una cosa: las mujeres no van a detenerse mientras un hombre no les ponga límites. Sí, podrán decir que ellas son las cabronas, las zorras, las aventadas. Sin embargo, quien les dio todo el permiso para portarse mal con ellos, ¿quién fue? ¡Exacto! Los hombres no les dijeron: “no, detente, tengo esposa/novia/etcétera”. Eso no significa que todos sean iguales, pero al menos hay hombres que por respeto a su pareja no hacen nada, ni andan buscando con quién divertirse fuera de la relación. Así que basta ya de culparlas solo a ellas. Ellos son los verdaderos culpables del caso. Lo malo es que muchas mujeres prefieren seguir culpando a las “malas mujeres” en lugar de aceptar que los malos son los hombres con los que  están.

Este video te puede gustar