Si tu bebé recién nacido se pone amarillo, ¡cuidado!

La llegada de un bebé es un acontecimiento importante y que alegra a toda la familia. Sin embargo, a veces esa alegría se diluye si el bebé sufre alguna enfermedad o complicaciones. Algunos bebés presentan piel de un color amarillo los primeros días de nacidos, esto puede ser algo normal, pero es necesario que prestes atención y no lo dejes pasarlo. Checa la razón de que su piel luzca de de este modo.

¿Por qué se ponen amarillos los bebés?

Los bebés pueden ponerse de este color debido a la ictericia. La ictericia es una enfermedad que aparece debido a un alto nivel de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es una sustancia amarilla que nuestro organismo produce para reemplazar a los glóbulos rojos viejos. El hígado descompone esta sustancia y se elimina a través de las heces. El hígado de algunos bebés todavía no funciona correctamente los primeros días de nacido, por lo que es probable que la ictericia se presente.

Síntomas

La ictericia es más notoria en los primeros dos a cuatro días de nacido. La mayoría de las veces no pasa a mayores y desaparece a las dos semanas. Puedes notar el color amarillo en la cara de tu bebé, pero también puede presentarse en el abdomen, los brazos, piernas o en la conjuntiva de su ojo (la zona blanca). En los casos más graves los bebés se notan cansados y no quieren alimentarse. Si notas esto llévalo de inmediato a su pediatra.

En la consulta médica

Una vez que lleves a tu bebé con el pediatra, el doctor deberá checar los niveles de bilirrubina de tu bebé por medio de un examen de sangre. Si el niño tiene la bilirrubina muy alta, lo más seguro es que lo sometan a más exámenes para descartar cualquier otro problema. La mayoría de las veces no se requiere un tratamiento. Un bebé con este padecimiento necesitará ingerir muchos líquidos como la leche materna o leche en fórmula.

Este video te puede gustar