Si no quieres sexo, tú tienes que decir que no

Se habla mucho de la libertad sexual, profesional y emocional de la mujer. En este sentido todo mundo quiere tomar parte de esta forma de pensar y ser en el mundo. Sin embargo, pocos entienden la responsabilidad que conlleva la liberación femenina. Todas tenemos derecho de vivir nuestra sexualidad de forma segura, sana e informada. Al mismo tiempo, tenemos la responsabilidad de protegernos, defender nuestros derechos y no olvidar nuestras obligaciones. Solo debemos tener sexo cuando estamos realmente seguras y si no queremos tenerlo, debemos aprender a decir “no” sin importar a quien. ¿Tú sabes decir que no?

Decir que no está bien

Como sociedad latina no estamos acostumbrados a negarnos cuando se nos pide algo. Ya sea una cuestión laboral, familiar e inclusive de pareja. Sin importar lo que se nos pida, siempre accedemos. Esto va en contra de nuestros deseos, dignidad y amor propio pues siempre habrá cosas que no deseamos hacer por los demás, y eso no implica falta de respeto, compromiso, amor o interés. Por tanto, tenemos absoluta libertad de decir “no” en todos los ámbitos y situaciones que se nos presenten.

 En cuanto al sexo, define qué es lo que quieres

Tener sexo casual no es malo, al contrario, es una forma de tomar el control de nuestra sexualidad. Sin embargo, debemos ser conscientes de que no sólo entregamos nuestro cuerpo sino nuestra vulnerabilidad a alguien más. Por su parte, la otra persona hace lo mismo contigo. Por eso ambos deben estar seguros de lo que quieren en el ámbito sexual.  ¿Quiero estar con esta persona? ¿Puedo confiar en esta persona? ¿Hasta dónde quiero llegar? Son preguntas que debes hacerte. Y ambos deben saber las respuestas de cada pregunta y hacérselas saber al otro, de esa forma conocerán lo que ambos quieren y podrán decidir si tienen relaciones o no. A eso se le llama sexo consensual.

Sé clara desde el inicio

Chicas, en verdad necesitamos poner límites claros desde el inicio de una relación. Sin importar de qué tipo sea, deben existir límites que ninguno debe pasar. Por eso, si quieres  tener sexo casual con una persona, debes decirle; si sólo quieres besos y caricias también debes ser clara y manifestarlo.

Es válido cambiar de opinión, pero debes decirlo

En ocasiones estamos con una persona y aunque al principio estábamos muy emocionadas, después ya no queremos continuar. Si por alguna razón, y sin importar cuál sea, quieres detenerte, dilo, no te quedes callada. “Detente, ya no quiero tener sexo contigo, quiero irme”. Créeme entre más claro sea, evitarás algún abuso. En este sentido también tienes la obligación de parar si tu pareja no está segura o no quiere tener sexo.  Tanto los hombres como las mujeres tenemos derecho a una sexualidad sana y segura.

Este video te puede gustar