Sexomnia… ¿te ha pasado?

El sonambulismo sexual es también conocido como sexomnia y consiste en tener actividad erótica mientras se duerme por lo que sucede de manera inconsciente.

¿Qué es la sexomnia?

shutterstock_316139723

Es un estado del cerebro que se produce mientras dormimos y las personas que lo padecen no son conscientes de ello. Puede ir desde la masturbación, lenguaje subido de tono o relaciones sexuales. Quien lo realiza actúa como si una parte de su cerebro estuviera despierta mientras la otra parte sigue durmiendo.

Síntomas y causas

shutterstock_444230953

Experimentar estrés agudo puede detonar esta condición y las personas “sexomnes” tienen el sueño muy profundo. Quien lo sufre no está consciente de su condición, pero queda la sensación física aunque no recuerda nada.

Para tratar esta condición es preciso acudir al médico. Por un lado, evitará que quien sufre esto tenga el sueño profundo y permitirá la relajación de los músculos. También es recomendable ir con un psicólogo para evaluar la situación y dar un tratamiento completo. No olvidemos que esta situación le puede pasar a cualquier persona, así que nadie está exento.

La sexomnia es una pequeña parte de un trastorno más amplio

shutterstock_91607672

Es una patología que complementa la parasomnia que es un trastorno común en la infancia. La parasomnia tiende a desaparecer cuando el niño crece y se puede seguir presentando en los adultos, pero de manera poco frecuente. Algunas de las variantes más conocidas son el sonambulismo y las pesadillas. En algunos de los casos se desarrollan durante la infancia y al llegar a la etapa adulta son menos frecuentes. En cambio, si aparecen en la edad adulta debes acudir al médico porque puede referirse a una afección neurológica o psiquiátrica.

Como puedes darte cuenta, este trastorno puede afectarte a ti o a mí, y desencadenarse por estrés en exceso. Lo indicado es que tengas un ritmo de vida adecuado para evitar situaciones como esta. Recuerda que lo más importante es tu bienestar.

Este video te puede gustar