Sexo en la primera cita: ¿te animas?

La primera cita siempre es algo que pone de nervios. No conoces muy bien a la otra persona y no sabes si se volverán a ver o simplemente si harán clic. ¿Y el sexo? ¿Has pensado en que pasaría si la situación se te presentara? Cada chica tiene sus reglas sobre el sexo en la primera cita, pero si lo estás considerando, aquí te dejo algunas razones  que debes tomar en cuenta.

Lo que debes considerar

Es importante que si ya decidiste tener sexo en la primera cita, lo  goces. No hay nada peor que hacer cosas que no te gustan. Y si de sexo hablamos, es mejor disfrutarlo al 100, siempre protegida. Por otro lado, la palabra inhibición no debería estar en tu vocabulario. Cuando no existe compromiso, la mayoría de las personas se sienten desinhibidas. La realidad es que no deberías ser juzgada por la decisión que tomes; sin embargo, existen personas, incluso de tu círculo cercano que no verán con buenos ojos tu decisión. Es tu decisión, y de nadie más. Evítate intromisiones reservándote tu decisión para ti. Lo mejor es que no comentes  nada de esto en quienes no confías, o solo a aquellas personas que en verdad no te juzgarán y sí te entenderán.

Pros de tener sexo en la primera cita

  1. Darle rienda suelta a tus instintos. Si la situación se da para hacerlo, disfruta. Si la relación está destinada a funcionar lo hará, sin importar si comenzaron con el sexo o no.
  2. Evita la tensión sexual. Cuando tienes bastantes citas sin llegar al sexo, la tensión sexual aumenta. Puede llegar a ser incómodo para los dos, ya que no sabrán si es el momento adecuado o si causarán una mala impresión.
  3. El interés entre ambos crece. El conocer la química sexual entre ambos puede ser muy bueno y quizá vuelva a repetirse el momento.

Contras de tener sexo en la primera cita

  1. Si no estás acostumbrada, te puedes sentir invadida. Esto hasta cierto punto es normal porque no lo conoces bien y, tal vez, no tienes la confianza de decirle lo que te gusta.
  2. Puede no volverte a hablar. Debes estar consciente de que existe la posibilidad de que no haya  una segunda cita. No debes sentirte mal por ello, es parte de las relaciones casuales.
  3. Crear expectativas. Puede ser que en la cita todo sea increíble; sin embargo, en la cama puede ser diferente y te decepcione.

Este video te puede gustar