Ser una mujer tan controladora podría no ser tan bueno para tu vida

Tener orden en la vida puede ser bueno para ir cumpliendo todas esas metas que tenemos en mente. Sin embargo, hay que saber diferenciar. Ser tan controladora tampoco es tan bueno como crees, pues a veces terminas sofocando a todas las personas que están a tu alrededor. ¡Comprobado!

Mantén el orden en tu vida

Como dije, es importante tener un registro de todas esas cosas que quieres hacer en tu vida. Ya sea a largo plazo o en tu día a día. Se vale hacer listas de tus pendientes y checar todo lo que se ha logrado y lo que falta por hacerse. Pero de eso, a que tus decisiones o tus planes quieran interferir la vida de otros, hay una gran diferencia.

No quieras imponerte en la vida de los demás

Si tú decides hacer listas para poder llevar a cabo tus actividades, está bien. Pero no puedes hacer listas y pedirle a la gente que te rodea que se adapte a tus tiempos, a tus deseos o a lo que es importante para ti. Incluso aunque compartan actividades o tiempo, tú no puedes querer controlar el tiempo o las decisiones de los demás. El problema de ser controladora es que sólo quieres que las cosas se hagan a tu conveniencia o para cumplir con tus intereses.

Evita ser tan controladora

Si no quieres que la gente se sienta sofocada por ti, evita querer decidir por todos. Evita querer imponerles tu forma de hacer las cosas y de vez en cuando date chance de hacer algo que salga de lo ordinario en tus actividades. Lo peor que puede pasarte, es que las cosas no sean como esperabas, pero al menos te estás dando chance de hacer algo diferente a lo de siempre. Créeme, vivir así es más divertido y te das un respiro de vez en cuando.

Este video te puede gustar