Ser tú misma sin morir en el intento

Aunque sea un pleonasmo ser tú misma no es tan fácil como parece. ¿Cuántas veces has escondido tus gustos? ¿Cuántas otras has reservado ciertas cosas para ti misma? En este sentido estamos más acostumbradas a escuchar y a recibir críticas antes que defender nuestra forma de ser. Tal vez ni siquiera la amamos lo suficiente y por eso tampoco la defendemos de los demás. Por tanto, es necesario aprender a ser como realmente queremos.

Ámate en toda la extensión de la palabra

Antes que nada, debes aprender a valorarte y amarte en todos los aspectos. Recuerda que todo lo que has vivido ha forjado tanto tu perspectiva como tus gustos. Es decir, lo que defiendes, lo que odias y lo que crees son aspectos que merecen respeto y también lo otorgan. En consecuencia, no debes avergonzarte de ninguno de tus gustos o aspiraciones, siempre que no lastimen a alguien más.

Ser tú misma es aceptar que no a todos les caerás bien

Para ser tú misma debes entender que no siempre le caerás bien a las personas y eso es normal. Tampoco es que necesites la aceptación de todo el mundo. La verdad es que necesitas solo a personas honestas, leales y que te respeten. Ellas estarán contigo siempre que lo necesites, en tanto tú hagas lo mismo; además te harán crecer. Después de leer eso, ¿crees que necesitas a alguien más?

No escondas tus gustos

No, chica, lo peor que puedes hacer es negar las cosas que te gustan. Recuerda que cada una de ellas te hace dar lo mejor de ti. Además, te dan estabilidad emocional e incluso felicidad. ¿Entonces por qué vas a esconderlas? ¿Porque a alguien no le gustan? Mejor disfruta de ellas e inclusive presúmelas.

Respeta a los demás

Así como tú exiges respeto por parte de los demás, debes dar el mismo. De esa forma serás una persona con la que los demás se sientan en total confianza para ser quienes ellos quieran. Por tanto ellos te otorgarán la misma libertad y confianza.

¿Tú te atreves a ser quien eres cada día?

Este video te puede gustar