Ser soltera por tener sida; ¿qué tanto afectan los prejuicios sociales?

Nadie está exento de padecer sida. Y lo cierto es que quienes sufren la enfermedad enfrentan la discriminación social. No podemos negarlo. Los prejuicios sociales son una fuerza extrema que alcanza a todos los enfermos de sida. En nuestra sociedad aún existen numerosos prejuicios y muchas mujeres permanecen solteras por tener sida. Muchas son excluidas y tratadas de manera discriminatoria incluso en la convivencia cotidiana, por lo que sus probabilidades de encontrar pareja se reduce drásticamente. Este es el panorama actual…

¿Qué es el sida?

Para empezar, definamos: es el síndrome que manifiesta una persona infectada por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Un retrovirus ataca al sistema inmune de la persona infectada alterándolo de modo que baja sus defensas. El sistema inmune se compone de células que defienden al cuerpo frente a los microorganismos infecciosos, como las bacterias, virus y hongos que lo atacan. En el caso del VIH, el virus ataca y destruye las células que forman parte del sistema inmune, llamados linfocitos CD4.

¿Cómo se adquiere el VIH?

El sida es una ETS. Es decir, una enfermedad de transmisión sexual que, como otras, se adquiere al tener sexo sin protección con una persona infectada. No solo eso, en otros caso se debe al recibir transfusiones de sangre contaminada o al uso compartido de agujas, jeringas u otro tipo de objetos punzocortantes infectados. Si una mujer está infecta y se embaraza, puede transmitirle a su hijo la enfermedad, pues el virus traspasa la placenta durante el embarazo. Incluso puede contagiarlo durante la lactancia.

¿Qué ocurre con la vida amorosa?

La vida amorosa de una pareja puede sufrir un impacto grande cuando uno de los dos se entera de que es portador del VIH. Tal situación podría poner fin a la relación. Si la persona infectada es mujer, es posible que la noticia la afecte emocionalmente. Las probabilidades de que sufra ansiedad o depresión y rehuya el contacto humano aumentan considerablemente. Además, el deseo sexual puede desaparecer, remplazado por el temor a contagiar a la pareja, si es que la hay. Muchas mujeres que son portadoras del VIH permanecen con el estatus de solteras debido al estigma, rechazo y exclusión que enfrentan en el trato social cotidiano. Difícilmente pueden establecer lazos afectuosos porque, inevitablemente, son rechazadas por una posible pareja cuando esta se entera de que son portadoras. Hay que tener claro que la enfermedad no se contagia por abrazar a la persona o por darle un beso.

El 1 de diciembre se celebra en todo el mundo el Día mundial de la lucha contra el sida. Dicha celebración se realiza como una forma de llamar la atención hacia una de las enfermedades más devastadoras que azotan a la población mundial. Unámonos a ella tratando con respeto y consideración a quienes la padecen, bueno, en realidad con el mismo trato que merece cualquier ser humano.

Este video te puede gustar