Ser soltera en tus veinte es lo mejor que te puede pasar

Antes estaba mal visto ser soltera, sin importar la edad que tuvieras. Era peor si eras una mujer joven y no tenías con quién compartir tu vida. Por fortuna, ahora es visto de manera diferente. Ser soltera en tus veinte ha dejado de ser un tema de preocupación. Por fortuna, aún me encuentro disfrutando de esa etapa de mi vida y, sin duda, puedo decir que estar soltera no es malo, sino lo contrario. Si no me crees, te comparto mi experiencia.

Libre soy

Ser soltera en tus veinte te da la oportunidad de disfrutar tu vida. Ya sea que decidas salir con tus amigas, tu familia, con muchos chicos. No estoy diciendo que con novio no lo puedas hacer, pero el panorama cambia. Durante los 20, tendemos a quedarnos con la persona con la que estamos compartiendo la etapa. Si lo hacemos, dejamos de conocer a otros y nos encasillamos en algo que no sabemos si durará o no. Podría ser considerado como tiempo muerto, pues no te das oportunidad de conocer a nadie más o de  tener una plática con alguien más. Aprovecha tu juventud para conocer a muchos chicos y chicas y decidir qué quieres para tu vida.

Nada de explicaciones

Al estar soltera, evitas tener que dar explicaciones sobre lo que hagas y con quién. Como dije, puedes salir aquí y allá sin problema alguno. No te preocupas por tener que contemplar en todo momento a una pareja. Si quieres besarte con un desconocido en una fiesta puedes hacerlo sin sentir culpa horas después.

Conocer y conocer

Ser soltera en tus veinte te da la oportunidad de conocer a muchas personas. No sólo chicos, también puedes hacer nuevas amistades o ver otros lugares. A veces, al tener pareja, nos enfocamos sólo en eso y nos olvidamos de lo demás. Dejamos de salir con nuestras amigas a conocer lugares o chicos. Si llegamos a salir con ellas, el novio nos acompaña y la convivencia no se da de la misma manera. Creo que es bueno estar soltera para disfrutar de esos años haciendo diferentes cosas en las que tal vez te equivocarás, pero no tienes tanta preocupación si eso sucede. En cambio, llegar a los treinta y querer hacer eso produce cierta ansiedad por lo incierto. Saber que ya no estás en edad del “prueba y error” te produce preocupación que bien puedes evitar a tus veinte.

Muchas citas

Está relacionado al punto anterior, es bueno conocer a muchas personas. Salir con varios chicos en citas no te hace una fácil. Al contrario, te da la oportunidad de abrir tu panorama y saber qué clase de personas hay cerca de ti. Así decides con quién sí o con quién no podrías o querrías estar. Si sólo le dices que sí al primero que se te pone enfrente, haces de lado esa oportunidad de ampliar tu horizonte.

Creces como persona

Vivir diversas experiencias te ayuda a madurar. Aprendes a ser independiente y a entender que el amor no significa que tu felicidad dependa de alguien más. Ser soltera te ayuda a reconocer que la soledad no es mala como la pintan, al contrario. Puedes hacer y deshacer sin problema y aprendes de cada experiencia. Así, cuando alguien llega a tu vida, si decides hacer un camino con esa persona es porque sabes que quieres COMPARTIR tu felicidad, no la esperas del otro.

Este video te puede gustar