Ser mamá joven: estos son los pros y contras

Cuando eres mamá joven, muchas veces te preguntas si tomaste la decisión correcta al tener un bebé o si era mejor que hubieras esperado un poco más y así poder cumplir otros planes de tu vida.

Las mujeres varían al decidir a qué edad quieren convertirse en madres. A algunas les toma por sorpresa la maternidad, mientras que otras optan por terminar su carrera y lograr una estabilidad económica. Y en cualquiera de los dos casos hay cosas que se pueden ver como favorables y otras no tanto.

Ventajas de ser mamá joven

shutterstock_107200553

Si nos hemos convertido en madres a los 20 años, cuando nuestros hijos tengan 20 años nosotras tendremos 40 y eso es bueno, porque a esa edad aún estamos en condiciones de poder realizar muchas cosas y con ello evitar entrar en depresión por saber que los hijos ya no están en el hogar.

Mayor vitalidad

shutterstock_72230050

Esto creo que es lo mejor, porque así podemos aguantarle el ritmo a nuestros hijos a la hora de ir al parque o cosas de ese estilo.

 Y también si cuando crezcan deciden tener hijos, podrás disfrutar más a los nietos.

Parecen hermanas

shutterstock_307814174

El hecho de haber sido mamá joven te pone en ventaja al pensarse que tu hija pudiera ser tu hermana pequeña por el gran parecido y que no exista mucha diferencia entre las edades.

Desventajas

Escuela

giphy (30)

El ser mamá joven puede afectar tus estudios y tendrías que posponerlos un poco.

Además porque tendrías que repartirte entre tu vida estudiantil y el bebé.

Cambios en el estilo de vida

giphy (29)

Tendrás que aprender a adaptarte a nuevos desafíos y muchas veces tendrás que renuncias a algunas cosas.

 

Finalmente cada etapa en la vida del ser humano siempre tendrá sus pros y contras, así que no te arrepientas de la decisión que optes por tomar.

Mientras te haga feliz a ti, no hay problema.

Este video te puede gustar