Ser madre significa renunciar a…

Hace poco veía un programa en el que la protagonista es una mujer que ha lgorado salir adelante poco a poco, hasta hacerse una de las figuras más distinguidas en su rama. Durante mucho tiempo se ha dedicado a tener más conocimientos para que crezca de manera profesional. Sin embargo, luego de un tiempo ella decide convertirse en mamá. A partir de ese momento todo cambia a su alrededor. En ese momento ella comprende que su vida dejará de ser la misma. Así como ella, yo también sé que convertirte en mamá significa renunciar, al menos a ciertas cosas en otros ámbitos de tu vida. Tranquila, no estás sola.

Significa renunciar…

A tener más horas de sueño. Si los hijos se enferman debes cuidar de ellos durante la noche. En caso de que sigan enfermos, debes faltar al trabajo para poderlos llevar al médico o al menos dedicarles un día para cuidarlos y hacer que se sientan mejor. 

Implica también…

Dejar de lado tu trabajo, pues aunque sea una profesional altamente calificada y tengas un trabajo que te hace feliz, ahora hay una parte de ti que se preocupa más por los hijos que por el trabajo.

Significa…

Tener más cansancio que nunca en la vida. Tu vida se vuelve más agotante, pues ya no sólo te desvives en tu trabajo, sino en tu labor de madre. Tal vez eso pudiera remediarse si contratas a alguien que se encargue de cuidar a tus hijos, pero muy en el fondo sabes que no es buena idea que alguien más cuide de tus hijos. Tú eres quien se quiere quedar en casa para enseñarles a usar los cubiertos, quien les ayudará a hacer la tarea; aunque eso signifique tener que trabajar sólo medio turno para cumplir con ambas cosas. 

También renuncias a una “comida decente”

Al menos así es los primeros meses, tal vez años. Ya sea porque tienes que alimentar al bebé y no puedes hacer bien dos cosas. O sujetas al bebé mientras le das teta, o tomas bien tus cubiertos para partir tu platillo. Más adelante, las interrupciones continúan porque necesita ir al baño o porque está aprendiendo a ir al baño y ya le ganó en el intento. 

Significa tener sentimientos encontrados

Habrá días en los que creas que has tomado la decisión correcta. Ya sea sobre tu trabajo o sobre tus hijos. Pero también habrá días en los que te arrepientas de haber decidido tener hijos en este momento de tu vida, porque querrías seguir creciendo profesionalmente. En otros momentos, te arrepentirás de tener que trabajar tanto porque no puedes disfrutar a tus hijos como deseas. Te enojas, te frustras, gritas, sólo quisieras una nueva oportunidad para que las cosas fueran diferentes. 

Quítate la culpa de encima

Tener culpa es malo para ti, pues siempre estás en constante caos por no hayar el equilibrio eprfecto entre tu vida profesional y la vida personal. Todas terminamos renunciando a algo: ya sea a la vida profesional o a la personal.

Lo mejor que puedes hacer es simplemente no criticar las vidas de otras mujeres. Cada una de nosotras hacemos las cosas lo mejor que podemos y de cualquier manera terminamos renunciando a algo. Se trata de apoyar, de no echar tierra, de hacernos saber las unas a las otras que sin importar la decisión que tomemos, no estamos solas. 

Este video te puede gustar