Ser madre no es sencillo, pero te agradezco el empeño que has puesto todos estos años

Sabemos que no es sencillo ser madre. En realidad, nuestras madres nos dan una guía para no estropear a nuestros hijos. Yo aún no soy mamá, pero espero serlo algún día con el éxito que tuvo la mía. A pesar de no ser la mamá de cuento de hadas, creo que nos dio a mi hermano y a mí las lecciones suficientes para seguir adelante.

No es sencillo

Dicen que cuando te conviertes en mamá ya no duermes nunca más. Mi madre me lo ha dicho y muchas otras mujeres con hijos lo confirman. Sin embargo, creo que es un sacrificio que vale la pena. Traer a este mundo a otro ser y enseñarle a ser buena persona vale la pena cualquier desvelo. Desde los desvelos por cuidarlos a los hijos cuando se enferman, hasta los desvelos de fiesta en su adolescencia. Sé muy bien cuánto se preocupa una madre por sus hijos porque veo el alivio en los ojos de la mía cuando llego en la madrugada.

Una mamá perfecta

Creo que eso no existe, pero no por ello es algo malo. La verdad es que vivir con una madre estilo Bree Van de Kamp tampoco es el ideal perfecto de una familia feliz. Mi madre me enseñó a ser feliz con lo que tengo y a buscar más. Ella me ha impulsado hacia adelante a cada paso. Sé que mi madre no es perfecta, quizás tampoco la tuya. También sé que no seré la madre perfecta en el futuro y también que sacaré de quicio a mis hijos con música de Nightwish, así como mis padres me sacaban de quicio con los discos de Luis Miguel. Agradezco no tener una madre perfecta porque me ha enseñado hasta de sus errores.

Creo que ser mamá es un gran regalo

De esos que no se comparan a nada. Toda mujer en esta vida tiene la posibilidad de ser madre aún sin tener un lazo de sangre con los hijos. Es maravilloso saber que dentro de estas mujeres existe la semilla para transmitir sabiduría, amor y experiencias. Pues ser madre no solo es dar a luz, que de por si ya es un trabajo bastante arduo. Ser madre es enseñar, tener paciencia, buscar lo mejor para los demás. Eso le cambia la vida a cualquier mujer y también a cualquier hombre.

Es una aventura solo para las valientes

Las madres y padres solteros también luchan a brazo partido por la felicidad de sus hijos. Tanto hombres como mujeres tienen un instinto protector, ese que nos hizo crecer como buenas personas. Ese que nos dio la fe para traer a este mundo o adoptar a un pequeño e intentar hacer el mejor trabajo posible. Ser mamá no es sencillo, y aunque algunas se arrepienten de serlo, estoy segura de que si les quitaran a sus hijos lo pensarían dos veces.

El amor más grande es de mamá

Lo he comprobado mil veces. No importa cuántas veces me caiga ni cuántos errores cometa, ella siempre va a estar atrás de mí. Es la persona que más cree en mi talento, y en mis sueños. Es la que más horas pasa conmigo y la mujer que me hace querer seguir adelante en los días más grises. Aunque peleemos y no me parezca ni una pizca a ella. Sé cuán orgullosa esta de mí y yo de ella.

Así es la vida. Ser mamá no es sencillo, pero te aseguro que a pesar de todos tus errores, tus hijos piensan así de ti. Sabemos que nadie es perfecto, pero también reconocemos el gran trabajo y esfuerzo que hace todos los días por ser una mamá única. ¡Feliz Día de las Madres a todas!

 

Este video te puede gustar