Ser la tía “solterona” no es tan malo como parece

Me he dado cuenta de que mi propia familia en más de una ocasión trata de hacerme sentir mal por estar soltera. Mis hermanos en más de una ocasión han hecho comentarios con el afán de molestarme, sobre mi soltería. Dicen que cómo es posible que una mujer tan exitosa no se decida a ser madre o tener una familia propia en lugar de conformarse sólo con ser la tía “solterona”. La verdad es que luego de escuchar todos sus comentarios y poner en una balanza mi vida, debo reconocer que no me importa lo que los demás piensen de mí. Puedo decir que soy la tía “solterona” con todo el orgullo posible.

Eres la tía favorita

Sin duda me queda claro que soy la tía preferida de todos mis sobrinos. Mis hermanos están ocupados atendiendo a los hijos, que a veces se olvidan de ponerles atención a los hijos de los otros hermanos. En cambio yo, al no tener ninguna responsabilidad con niños propios, puedo disfrutar al máximo con cada uno de mis sobrinos y obvio soy su consentida.

Puedes dedicarles el tiempo que quieras

Mi vida está dedicada a mis hobbies personales y a mis sobrinos, porque debo reconocer que son mi adoración. Al tener mucho tiempo que puedo invertir haciendo lo que amo, he optado por usarlo de la mejor forma: con mis sobrinos.

Inviertes gran parte de tu salario solo en ellos

Como dije, soy una mujer exitosa, tengo un buen puesto y al no tener hijos que mantener, puedo darme ciertos lujos. Tengo un perro que es mi fiel compañero de vida y en él es en quien llego a invertir cuando encuentro una casa o algún juguete que sé que le gustará. Sin embargo, la mayor parte de mis ingresos se van a los pequeños lujos que le doy a mis sobrinos, llevándolos a conocer nuevos lugares o dándoles experiencias que sé que quedarán en sus corazones.

Soy la mejor cómplice de aventuras

Como no tengo hijos, puedo disponer de mi tiempo y mi dinero de manera divertida. Ellos recurren a mí para salir al cine, tener una increíble pijamada o hacer una fiesta de burbujas inolvidable.

S.O.S: ¡Tía al rescate!

Ser la tía “solterona” tiene la ventaja de ser la tía a la que todos recurren, porque saben que soy su cómplice. Es grandioso saber que no me ven cómo su banco al que pueden recurrir cuando quieren una golosina o ir a un parque de diversiones. Soy su amiga, su cómplice y puedo escucharlos en todo momento cuando me necesitan.

Este video te puede gustar