Ser amiga de tu ex, ¡claro que es posible!, te cuento cómo

La vida es un constante ir y venir de personas, sobre todo si hablamos de amistades y relaciones amorosas. A veces los amigos se convierten en nuestra pareja o al contrario. En esta ocasión te voy a contar una historia de amor con la que quizá te identifiques. Digo de amor porque el hecho de dejar de ser novios no quiere decir que haya dejado de sentir cosas lindas por él. Como ya te habrás dado cuenta, este texto tendrá un final feliz. Sí: es posible ser amiga de tu ex.

Piensa bien lo que quieres

Cuando recién terminas una relación, sin importar de qué tipo, te inunda un torbellino de emociones. Yo siempre he creído que sintiendo tantas cosas no deberíamos tomar decisiones importantes. Este consejo es aún más útil cuando se trata de ser amiga de tu ex. No importa si el desenlace fue desagradable o no, es bueno dejar pasar un tiempo para reflexionar. Aunque seguramente si te pasa por la cabeza esta idea, es porque tu relación con ese chico terminó de buena forma.

¿Cuánto tiempo hay que dejar pasar?

No te puedo decir un tiempo determinado, eso depende de ti y de las circunstancias. A mí me tomó solamente unas semanas y te voy a contar por qué. El chico en cuestión fue mi mejor amigo antes de que decidiéramos ser novios. Ahora creo que de cierta manera arruinamos esa amistad, pero fue solo momentáneo. Cuando terminamos decidimos que debíamos poner distancia y tiempo, nunca establecimos cuánto. Ambos nos sorprendimos porque cuando nos dimos cuenta ya estábamos hablando como antes de ser novios y no habían pasado ni dos meses.

No te apresures

El tiempo que pasa entre ese “adiós novio” y el nuevo “hola amigo” tiene que ver con la comodidad de los dos. No le hables o escribas cuando estés en pleno drama, porque no resultará bien para ninguno. Deja que el tiempo pase y en cuanto crucen las primeras palabras sabrás si es el momento adecuado o si es mejor aplazarlo.

Ante todo, respeto

La base de cualquier relación es el respeto. Ya sé que suena a cliché, pero es verdad. Si ambos decidieron que era buena idea ser amigos después de ser pareja necesitan establecer ciertas reglas. No digo que formulen un documento con ellas, pero poco a poco, conforme las cosas sucedan irán reconociéndolas.

No te aferres

Si alguna actitud o forma de pensar de esa persona cambió, es prudente que en lugar de ponerte a la defensiva te acerques a tratar de entenderla. Sí, aquí va otro cliché: la comunicación es fundamental. Si finalmente no logras entender o aceptar la forma de ser de él, es mejor que te alejes y también al revés. Cuando no te sientes feliz al compartir algo con una persona no vale la pena seguir. Las relaciones deben ser positivas para los involucrados. No te aferres, si la amistad después del noviazgo no les deja nada bueno es mejor que no exista.

No siempre es recomendable

He escuchado miles de veces las historias tortuosas de mis amigas sobre este tema y llegué a una conclusión: ser amiga de tu ex no siempre es buena idea. Cuando la relación terminó porque alguno (o ambos) rompió las reglas de la misma o porque se lastimaron, deberías reflexionarlo. Cuando dejamos a alguien o nos dejan duele un poco, pero las razones son variadas. Valora las cosas positivas y negativas que trae esa persona a tu vida y con base en ello da el gran paso. Si ese chico te lastimó creo que es mejor dejarlo ir. Seguramente has escuchado que existen muchas formas de violencia. Probablemente pasaste por una o más y no creo que quieras eso de vuelta.

¿Qué dices?, ¿te animarías a ser amiga de tu ex?


Este video te puede gustar