Señales de personas malagradecidas y cómo me alejé de ellas

Me queda claro que siempre se cruzarán en nuestro camino personas malagradecidas. Tal vez ya se haya atravesado más de una en tu camino y no te has dado cuenta. Antes, en mi vida había más de una persona así y no me daba cuenta. De hecho, tendía mucho a defender a esa clase de personas, pero luego entendí que no tenía por qué ser así. Convivir con esta clase de personas puede resultar bastante desgastante para ti y a la larga es un gran peso con que puedes evitar.

Siempre necesitan algo

Las personas malagradecidas, sin duda, siempre te buscan para que las ayudes. No importa si se trata de una tarea sencilla o de algo más laborioso. En todo momento piden ayuda para salir adelante. Incluso en los momentos en que tú no puedes apoyarlos por asuntos personales, ellos buscan la manera de hacer que los ayudes. Muchas veces me tocó estar cerca de personas que creían que era una obligación que yo les diera mi ayuda. Más bien, pensaban que ellos me hacían favores a mí, al “dejarme ayudarlos”. Con el paso del tiempo me fui cansando de esa actitud tan arrogante y fue cuando tomé cartas en el asunto.

No tienen tiempo para nadie

Lo más absurdo de las personas malagradecidas, es que cuando yo les pedía apoyo, jamás querían dármelo. Ni siquiera se trataba de que yo les pidiera enormes favores o que les “cobrara” por la ayuda que había dado antes. No, simplemente buscaba ayuda de quien yo creía podía obtenerla. Obviamente, conforme fue pasando el tiempo me di cuenta de que no la recibiría jamás. Al darme cuenta de que solo querían cosas para su beneficio, opté por alejarme sin decir nada más. Tampoco me iba a poner a discutir con gente que parecía no tener sentido de la lógica.

Todo gira alrededor de ellos

Si algo me quedó claro al conocer a esta clase de seres humanos es que piensan y aseguran que TODO gira a su alrededor. Parece que se olvidan de que no son los únicos seres en el planeta. Creen que son los únicos que sufren, los únicos que tienen problemas o inquietudes. Con tal actitud se muestran como seres egoístas y no es recomendable tener cerca de ti a quien sólo pretende hablar de él y de sus problemas todo el tiempo.

Te echan en cara la “poca ayuda”

Otra característica que puedes notar de las personas malagradecidas es que no valoran lo que tienen ni la cosas buenas que reciben. Jamás escucharás un “gracias” de su parte. Tampoco esperes que se acerquen a ti y te ofrezcan su ayuda (aunque te vean sufriendo o pidiendo apoyo). Por si fuera poco, te echan en cara que no las ayudes. Creo que son tan infelices con sus vidas, que no saben apreciar lo que llega a ellos.

Convivir con personas malagradecidas termina cansándote. A mí me pasó y preferí alejarme por mi salud mental y emocional. Finalmente, esas personas siempre sentirán que lo que haces por ellas no es suficiente.

Este video te puede gustar