Por qué se termina el amor en una relación

Todas las relaciones evolucionan conforme al paso del tiempo y las experiencias vividas. Cada una de ellas nos aporta una perspectiva diferente tanto de nuestra pareja como de nosotros. En este sentido, estos factores deberían hacer que la relación mejore y se haga cada vez más sólida. Sin embargo, son factores que la apagan día con día. ¿Aún te preguntas por qué se termina el amor en una relación? Tal ves deberías leer esto.

Era sólo el frenesí del momento

La verdad es que cuando salimos con alguien todo parece perfecto sin importar más. Por eso llegamos a pensar que hemos encontrado a la persona indicada. No obstante, no conocemos a la persona con la que estamos saliendo, mucho menos podemos saber con certeza si la relación funcionará. Por tanto, cuando una relación termina abruptamente puede ser que la etapa de enamoramiento se haya terminado.

Se termina el amor porque la monotonía es una asesina lenta

Al inicio de la relación hacían mil cosas divertidas, como ir a fiestas, conciertos, por una cerveza, a explorar, etc. Pero un buen día se quedaron a ver Netflix toda la tarde y jamás salieron de allí. Por tanto, la monotonía se instaló en su relación de forma irreversible. En consecuencia ambos se aburrieron lentamente y ahora quieren todo menos estar juntos.

Dejan asuntos sin resolver

Jamás deben dejar los problemas a un lado. Yo sé que da mucha flojera pelear por cosas sin importancia. Sin embargo, cuando dejan tantos clavos sueltos, terminan debajo de una avalancha de asuntos sin resolver. En consecuencia, es más fácil terminar la relación que resolver cada una de esas cosas. Incluso hay algunas de las que no se acuerdan muy bien cómo o por qué sucedieron. Recuerden que ser novios no se limita a pasarla bien, también deben comprometerse a resolver los problemas que se presenten de manera respetuosa.

No saben cómo hablar con su pareja

A veces entender a la persona que amas es una tarea titánica, pues no siempre tendrán la misma perspectiva. Sin embargo, ambos tiene la responsabilidad de intentar entender al otro. Esto no quiere decir que le den la razón todo el tiempo, sino que al menos escuchen atentamente y conozcan su perspectiva. De esa forma les será más fácil conciliar opiniones sin crear más problemas.

 

Este video te puede gustar