Qué se siente terminar la relación a medias

Siempre debes terminar tus relaciones de una forma educada y sana. Eso te ayudará a crecer tanto personal como emocionalmente. Sin embargo, hay parejas que no aceptan su final e inician y terminan en varias ocasiones. Muchas chicas hemos tenido una relación tormentosa, lo mejor es terminarla y dejarla atrás para liberarnos. De lo contrario podría pasarte lo mismo que a mí… Te cuento un poco para que no te suceda lo mismo.

El inicio del fin

Todo comenzó cuando me involucré en una relación que no iba hacia adelante ni hacia atrás. Ambos nos queríamos mucho y era nuestra primera relación que tomábamos  seriamente después de haber roto con nuestras parejas de muchos años. Yo me enamoré perdidamente de aquel jovenzuelo, pero él parecía no saber con seguridad que quería conmigo. Soy una chica que no abandona lo que quiere, mucho menos cuando se trata del amor (de cualquier índole). Por eso, aunque había señales que me decían que terminaría mal, decidí poner todo de mi parte para que funcionara.

¿Ya terminamos?

Tras meses de vaivenes emocionales, decidimos terminar. Sin embargo, nos hablábamos como “amigos”. A pesar de dejar en claro que ya no éramos novios, salíamos al cine, a fiestas, nos veíamos en la escuela y nos contábamos todo. Es decir, parecía que seguíamos siendo una pareja. Esta situación se prolongó durante bastantes meses. En consecuencia, yo me sentía feliz y triste al mismo tiempo. En distintas ocasiones intenté alejarme sin obtener éxito, pues al final alguno de los dos regresaba.

Eterno regreso

Una vez un amigo me dijo: “Prácticamente ya no tienen nada qué decirse, pero sentimentalmente sí”. En ese momento entendí la importancia de lo que se dice o no en una relación. Había muchos cabos sueltos en cuanto nuestros problemas y sentimientos que nos impedían avanzar. Estas pequeñas deudas me hacían pensar que podíamos intentarlo una vez más, sólo necesitábamos arreglar esos pequeños problemas y estaríamos bien. ¡Eso era un error! Este tipo de relaciones tormentosas no prosperan porque no son las indicadas. Necesitaba terminar eso.

Prefiero olvidar esa relación

La solución fue alejarme definitivamente. La distancia me dio paz y tranquilidad, obviamente aún sentía cosas por él, pero ya no  me iba a lastimar de esa forma. Después de unos meses volvimos a encontrarnos, pero yo me sentía mejor y pude verlo como una persona importante en mi vida, pero nada más. La moraleja de esta historia es que debes ponerte en primer lugar y eliminar las situaciones que te hacen daño. Sí, incluso cuando eso implica borrar a algunas personas de tu vida.  El amor más grande que debes sentir es el propio.

Este video te puede gustar