Sé que no soy la única en tu vida y ya no estoy dispuesta a perdonarte

Desde hace un tiempo sé que ya no soy la prioridad ni la única en tu vida. Después de muchas sospechas, lo he comprobado y ya no estoy dispuesta a perdonarte. Hoy dejaré de hacerme la ciega, me elijo a mí misma y esta es mi forma de dejarte atrás. De una mejor forma que la que tú escogiste para hacerme a un lado.

Porque yo no voy a medias

Conmigo es todo o nada. Te lo dije desde el primer momento cuando nos comprometimos. No estoy dispuesta a seguir en una relación en la que mi “compañero” ya no está comprometido con la vida que juramos proteger. Hoy soy yo la que te deja, pues sé que no soy la única en tu vida y ya no quiero que formes parte de la mía. A mí ya no me vas a tener a medias, porque merezco a un hombre íntegro y completo. Y tú ya no lo eres.

Ya no eres el hombre del que me enamoré

Hoy sé que ya no eres el hombre de cual me enamoré como una loca. El chico al que le juré lealtad frente a un juez e incluso frente a un sacerdote falló a su palabra. El hombre del que me enamoré se  hubiera acercado a ponerle solución al problema. Si en algún momento yo te fallé, te ofrezco una disculpa. Me perdono y quiero que sepas que amé cada segundo que compartiste conmigo mientras fuiste el amor de mi vida. Sé que tengo que dejarte partir, pues ya no quiero esos besos fríos que compartimos por las mañanas, ni las charlas que ya solo abordan los precios de la compra. Lo peor ya ha pasado. Te amé por muchos años, pero sé que eso ya no es suficiente para hacer que te quedes porque no soy la única en tu vida.

No digas que estoy loca

Se te ve en los ojos la culpa cuando te escondes para contestar el teléfono. Lo noté en tu voz, en tus ojos e incluso en tus manos al tocarme. Lo he comprobado ya de tantas maneras, que ya ni siquiera tengo lágrimas para llorarte. Sé que lo peor ya ha pasado, pues hoy tengo la fortaleza para dejarte partir. Todo va a estar bien para ti y para mí. Yo no quiero estar al lado de alguien que no me ame, y tú mereces estar en paz contigo mismo eligiendo a quien mejor te convenga. No te culpo por nada, no te guardaré resentimiento ni tampoco te reclamaré por lo que has hecho. Ya será la vida la que te haga aprender a la mala que el amor no es como tú lo piensas.

Adiós, amor mío

Espero que te vaya bien en tu vida, que crezcas y te conviertas en alguien mejor. No pretendas retenerme, yo resistí hasta el último momento. Yo intenté quedarme, pero ante esta guerra me declaro vencida, y ya no quiero ni puedo enfrentarme a tus demonios. Adiós, amor mío, te agradezco el tiempo a tu lado, el amor, las risas y las enseñanzas que dejaste a tu paso. Sigue tu camino, que yo ya he empezado el mío.

No te detengas cuando descubres que tu pareja te ha engañado varias veces, tienes que alejarte. La infidelidad es solo una muestra de que está persona no está preparada para tener una relación seria. Abre los ojos, si dejas que esto ocurra, la única lastimada serás tú. El camino a la recuperación después de una infidelidad no es sencillo, pero tampoco es imposible. Te aseguro que después de unos meses tu vida comenzará a parecer sencilla. Mereces algo mejor que eso.

Este video te puede gustar