Se buena persona, pero no dejes que los demás abusen de ello

Cuando busques la verdad, siempre siente la energía de la persona. Solo así podrás corroborar sus intenciones. Ser buena persona siempre hablará bien de tí, pero es posible que te ponga en peligro si no sabes diferencias. Ser buena persona de ser sumisa. No dejes que abusen de tí.

Se abusa de las “buenas personas”

Es muy común que abusen de ti por ser buena persona. Somos las que siempre estamos dando la mano, las que nos quitamos la comida de la boda para darle a los demás. Las personas que estamos al pendiente de nuestro entorno y muchas veces somos abusados por ello. Así que sería bueno diferenciar ser una buena persona de una sumisa(o). Solo tienes que aprender que no todos van a respetar tu esencia y no pasa nada. Solo te tienes que alejar de ellos.

Escoge bien a las personas que te rodean

Identifica a las personas con las que quieres y no estar. Dale tu espacio y tiempo a aquellas personas que tengan algo positivo que ofrecerte. Dale la mano a las personas heridas, pero no dejes que te arrastren con ellas. Siempre recuerda que ser buena persona no es poner a los demás delante de tí. Es cuidar de ti para poder ayudar a los demás. No puedes ayudar a nadie si no te ayudas a ti misma primero.

No des rodeos para decir que no

Las buenas personas también dicen que no. Sin rodeos ni pelos en la lengua. Deja de pensar que ser buena persona es quedarte callada o afuera de un conflicto. A veces para conservar la paz hay que alzar la voz. Se consciente, escoge tus peleas con palabras inteligentes. Se amorosa, paciente, pero también respetuosa contigo misma antes que con los demás. Aprende a decir NO.

Sigue tu instinto si no te vibra, no lo hagas

Nadie te puede obligar a hacer nada que tu no quieras. También es de humanos equivocarse y al igual que yo lo he hecho, estoy segura que tu te has sentido mal por tus errores. No te sientas mal, añoralos si estos te han hecho crecer. Todas hemos vivido circunstancias nada agradables, pero es nuestro derecho quitarles el poder para volver a comenzar.

Siempre haz las cosas desde el corazón

No dejes que nadie te quite el brillo. A veces las buenas personas sufrimos un poquito de más, somos más susceptibles a las heridas. No te des por vencida. En este mundo la oscuridad y la luz no están peleando. El equilibrio siempre tendrá ambos lados, pues solo con ellos podemos buscar el crecimiento de la conciencia. A veces nosotras mismas nos metemos en la oscuridad, es solo cuando nos hacemos concientes que podemos elegir de qué lado preferimos estar. Da tu corazón mil veces sin juzgar. En realidad ni tu ni yo sabemos lo que pasa en la mente de los demás. Lo único que puedes controlar es tu amor, tu flujo de energía y las ganas de ser la mejor versión de ti misma. Siempre colocando los debidos límites.

Cómo aprender a colocar límites

Este video te puede gustar