¿Sabías que pelear con tu pareja engorda?

Te voy a hacer tres preguntas para que las contestes en tu mente. Primera pregunta: ¿estás haciendo ejercicio y cuidas tu alimentación? Segunda: ¿estás satisfecha con los resultados? Y tercera pregunta: ¿Qué tanto peleas con tu pareja? Si contestaste que no estás satisfecha con los resultados y que peleas mucho con tu pareja, ¡esa puede ser la causa de que no bajes de peso! Así es: pelear con tu pareja engorda. Aquí te cuento todo sobre ello.

Las hormonas lo vuelven a hacer

Cuando peleas con tu pareja tu cuerpo produce una hormona llamada ghrelina. ¿Tiene nombre de ogro, no? Pues así como un ogro, la hormona ghrelina hace que comas en exceso y acumules grasa y kilos extra. Además, cuando estás enojada por problemas de pareja y estresada, a tu organismo le cuesta más trabajo procesar los alimentos ricos en grasa y eso hace que la grasa se acumule en tu cuerpo, sea buena o mala. Claro que lo ayudarías más si solo consumes grasas buenas como aguacate, por ejemplo.

¿Según quién?

No creas que me estoy sacando esta información de la manga. Está basada en un estudio realizado por el Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio y de la Universidad de Delaware, en Estados Unidos. En este, estudiaron a 43 parejas de entre 24 y 61 años, que llevaban mínimo tres años junta. Y lo que descubrieron fue que las parejas que discutían con mayor frecuencia quemaron en promedio 31 calorías menos por hora que aquellas que no peleaban tanto. ¡Ciencia pura!

Es por salud

Y no sólo eso, las que peleaban más tenían los niveles de triglicéridos y glucosa en la sangre mucho más altos. Así que ahora lo sabes, la próxima vez que tengas ganas de pelear, mejor piensa en tu salud y en los kilitos que quieras bajar. Así sabrás si vale la pena esa pelea o no. ¡A ser felices!

Este video te puede gustar