¿Sabes por qué fingimos los orgasmos?

¿Alguna vez te ha dado curiosidad sobre qué tan frecuente es que un hombre o una mujer finjan un orgasmo? ¿Por qué lo hacen? ¿Son fáciles de simular? ¿Alguna vez has fingido uno? Las señales de que un hombre o una mujer están teniendo un orgasmo pueden ser variables. Depende de cada persona la forma de llegar al máximo placer. Cuando se libera toda la tensión mental y muscular que se acumuló en el juego previo hay algunas manifestaciones difíciles de fingir.

Formas de manifestarlo

La forma en la que cada ser humano expresa su emoción durante el orgasmo varía según la personalidad, la pareja, el momento. Cada uno de esos factores puede dar lugar a orgasmos diferentes expresados mediante lágrimas, gritos, gemidos o simplemente un silencio absoluto. Es un error frecuente asociar el orgasmos a un grito, pues si bien es cierto que a veces vienen acompañados de estos y gemidos, no es así en todos los casos. Las películas pornográficas tienen la culpa de este gran cliché. Las expresiones y sonidos son fáciles de fingir; sin embargo, no olvidemos que todo el cuerpo esta involucrado en este acto y el sistema nervioso no es tan fácil de controlar.

A nivel físico existen algunas señales imposibles de fingir: 

  • Las pulsaciones cardiacas.
  • La respiración a su máxima frecuencia.
  • Se produce una gran tensión muscular.
  • Hay contracciones involuntarias de las zonas genitales (pene, músculos vaginales y útero).
  • Dilatación de las pupilas.
  • Enrojecimiento en algunas zonas de la piel.

¿Los hombres fingen?

Fingir es ciertamente más difícil para los hombres, ya que la eyaculación se produce a los pocos segundos de sentir el orgasmo. A no ser que el hombre en cuestión esté muy entrenado en el reflejo eyaculatorio y pueda frenar esta acción aun sintiendo el orgasmos y controlando la expulsión de líquido seminal sería muy  difícil de fingir. No hay que olvidar que un hombre puede eyacular sin que haya sentido ningún tipo de placer. Tomando en cuenta este aspecto, las mujeres la tenemos más fácil cuando fingimos los orgasmos.

¿Por qué fingimos los orgasmos?

No hay duda, fingimos los orgasmos y esa es una verdad de la que muy pocas mujeres hablan. No todo el tiempo, pero en algunas ocasiones podemos fingir por:

  • Cansancio. Suena feo, pero para todo hay un tiempo y si no estás del mejor humor, fingir un orgasmo acelerará el proceso de tu pareja y te dejará descansar.
  • Por aburrimiento. Que tu pareja vea que está haciendo un buen trabajo es también darle permiso para terminar.
  • Para no hacer sentir mal a nuestra pareja. Al final somos las responsables de nuestros orgasmos. Tu pareja puede ser el mejor amante, pero sin la disposición de tu parte, tener un orgasmo puede ser muy difícil.

Este video te puede gustar